Rosados de Málaga para el calor

Copas de vino rosado y botella de Los Frutales, uno de los más veteranos de la provincia/
Copas de vino rosado y botella de Los Frutales, uno de los más veteranos de la provincia

Sumilleres malagueños nos ayudan a elegir los mejores vinos locales

E. PELÁEZ

Los rosados están experimentando una revolución imparable en la provincia de Málaga, cuyo resultado se comprueba cada año con el lanzamiento de nuevas referencias y la consolidación de los vinos que fueron pioneros en esta tipología. Elaborados con uvas tintas con una vinificación propia de los vinos blancos (sin la maceración con las pieles que confiere el color rojo a los tintos), la recuperación de la variedad autóctona tinta romé, utilizada antiguamente para 'pintar' vinos de la D. O. Málaga, y la consecución de perfiles complejos y distintivos en nariz y en boca son las constantes para esta tipología.

Hemos pedido a varios conocidos y prestigiosos sumilleres malagueños que nos ayuden a elegir, y estas son sus recomendaciones.

Uno de los mejores conocedores de los caldos malagueños es Jesús María Claros, responsable de Productos Selección del Grupo López Pardo. «Recomendaría Jarel Rosado, un monovarietal de uva romé del que se hacen solo 1.500 botellas; Perezoso Rosado, de Bodegas Gonzalo Beltrán de Ronda, un syrah en ecológico de agricultura biodinámica con una edición limitada de 1.050 botellas; Badman Rosado, Merlot de Bodegas Badman de Ronda, y un clásico, Finca Los Frutales de Joaquín Fernández, de Ronda, un merlot ecológico con seis meses de crianza», dice.

A esta última recomendación se suma también Antonio Fernández, de Eboka, quien destaca que Los Frutales es «un rosado serio, con estructura y potencial para jugar en los contextos gastronómicos más exigentes».

David Camino, sumiller y alma de Anyway, apuesta por Lagar de Cabrera Rosado, de Bodegas Dimobe (Moclinejo), coupage de syrah y romé, y por Vetas Rosé, de la rondeña Bodega Vetas, un coupage de petit verdot, cabernet sauvignon y cabernet franc. «Es una producción de 550 botellas con la firma de uno de los enólogos más importantes de Ronda, Juan Manuel Vetas», señala. Antonio Jesús Pérez Reina, gerente y analista enológico de AkataVino, propone: Lunares Rosado 2017, de Bodegas Lunares de Ronda, coupage de merlot y garnacha con cinco meses sobre lías, y otro clásico, F. Schatz Rosado 2018, singular monovarietal de moscatel negra de elaboración ecológica y biodinámica del maestro Federico Schatz.