Más que tapas en la plaza de la Marina

La organización hace un balance positivo de la participación en el festival de este año. /Salvador Salas
La organización hace un balance positivo de la participación en el festival de este año. / Salvador Salas

Málaga Gastronomy Festival despide hoy su sexta edición con la vista puesta en continuar innovando

ALEJANDRO DÍAZ

El Málaga Gastronomy Festival cierra hoy su sexta edición con optimismo y con ganas de continuar innovando de cara al futuro. Cuatro días en los que todos los valores de la cultura se han reunido en torno a una mesa y a la posibilidad de degustar una parte representativa de la oferta de restauración malagueña y andaluza: tapas variopintas cuyos sabores han podido transportar al visitante a diferentes lugares del mundo:desde la tradición japonesa a la imprescindible ensaladilla rusa.

El Málaga Gastronomy Festival es mucho más que tomar unas tapas en la plaza de la Marina. Sin ir más lejos, durante la tarde de ayer y en el escenario principal, los visitantes pudieron asistir a un debate sobre los recolectores y los artesanos, o de una ponencia sobre la riqueza de las algas marinas. No todo es vanguardia:antes del concierto de Chico Pérez, Reme Reina y Mari Ángeles Sánchez hablaron sobre la cocina popular de Málaga y Jaén, que en esta edición es el territorio invitado, con un expositor propio dentro del evento.

Entre las dos y media y las tres y media también hubo tiempo para disfrutar de la música 'chill out' de Los Perrillos:unos acordes sosegados que contrastaban con el ritmo vertiginoso de una de las horas puntas para quienes trabajan en los expositores creando y sirviendo sus propias elaboraciones. Un festival de calle que se ha ido consolidando edición tras edición gracias, en parte, a su capacidad de adaptarse y renovarse. «Este año hemos querido integrar actividades de contenido, como los debates o las presentaciones de libros, en la plaza de la Marina para que esta sea también partícipe de la transmisión de los valores sociales y culturales de la gastronomía», asegura el director de Lumen, empresa promotora, Álvaro Muñoz.

El evento, ya consolidado, explora el fenómeno gastronómico desde una perspectiva multidisciplinar que va más allá del ocio

Una demostración del interés por fomentar los valores sociales es la preocupación de los organizadores por la accesibilidad y la inclusión de los participantes en las actividades. Fruto de ello, nació la idea de realizar una cata de aceites de oliva virgen extra de Jaén para personas invidentes con la colaboración de la Fundación ONCE. «Hemos programado talleres de cocina para jóvenes con diversidad funcional intelectual, y para niños y niñas en riesgo de exclusión social», subraya Muñoz.

Como 'territorio invitado', Jaén ha aportado mucho de su gastronomía a esta sexta edición, cuya participación será recordada por la reivindicación del aceite de oliva virgen extra y la puesta en escena de una gastronomía con arraigo en la tradición, y que encontrará en el día de hoy uno de sus puntos cumbres dentro del marco de su presencia en el festival. Este no es otro que una degustación del cordero segureño:una raza española de ganado ovino adaptada a la vida en las sierras jiennenses de Segura y de La Sagra y las zonas altas de la ribera del río Segura. Será entre las doce del mediodía y las dos de la tarde en el aula gastronómica.

Más para hoy

Hoy domingo el Málaga Gastronmy Festival continúa con más actividades programadas. Además de la degustación popular de cordero segureño, la jornada comenzará con Masterchef Junior en el escenario principal a las once. A partir de la una, Esperanza Peláez y La Alacena del Corralón hablarán sobre la cocina de dos barrios populares de la localidad en su charla titulada 'Los corralones de Trinidad y Perchel, el poder del sabor'. La tarde será para Málaga y su provincia también: Rubén Antón mostrará la cocina antequerana y Fernando Sánchez hablará sobre los gazpachuelos. Las tapas seguirán, mientras tanto, siendo las protagonistas en la plaza de la Marina antes de que el festival se despida hasta el próximo año.