Ruta gastronómica por los Montes de Málaga

Ruta gastronómica por los Montes de Málaga

Más de una decena de ventas tradicionales aguardan en la antigua carretera de Colmenar

Javier Almellones
JAVIER ALMELLONESMálaga

En las últimas décadas, la gastronomía ha sido uno de los pilares sobre los que se sustenta la oferta turística de los Montes de Málaga. Desde Fuente Olletas hasta Colmenar, a pie de carretera, se pueden contabilizar actualmente más de una decena de ventas que ofrecen las elaboraciones más tradicionales de esta zona. No en vano, allí se ha acuñado el famoso 'plato de los Montes', que recibe otras denominaciones cuando se elabora en otros puntos de la provincia.

Aunque casi todos estos establecimientos cuentan hoy con modernas instalaciones, no cabe duda de que todavía guardan el encanto de lo tradicional. Especialmente ocurre así en algunas de las ventas más alejadas de la ciudad, como la de Galwey. Con ese ambiente tan especial y con excelentes vistas panorámicas aguarda un itinerario repleto de platos como el antes citado de los Montes, las migas o incluso algunos potajes.

Desde Fuente Olletas se asciende por los primeros metros de la antigua Carretera de Colmenar y se pasa junto al Cortijo de Santa Isabel para, poco después, llegar a uno de los clásicos de los Montes, el restaurante Trepaolla. Conocidas son sus brasas, donde le sacan el máximo jugo desde a un buen chuletón de vaca hasta al pulpo. En su carta, también hay una versión más contundente del plato de los Montes, al que se le acompaña de migas, y se le conoce como «A lo bestia». Sus vistas panorámicas, su cuidada terraza y su accesibilidad (se puede llegar en la línea 37 de la EMT) lo convierten en uno de los sitios más concurridos durante los fines de semana entre otoño y primavera.

Ensaladilla rusa de La Minilla.
Ensaladilla rusa de La Minilla.

El itinerario continúa en ascenso para poco después ver a la derecha dos establecimientos contiguos, el hotel La Minilla y el Ventorrillo de Santa Clara. El primero puede tener los precios más elevados que otros establecimientos situados en torno a esta carretera, si bien muchos de sus clientes están satisfechos por la atención recibida y la calidad de sus platos: desde una trabajada ensaladilla rusa hasta un entrecote en su punto. Además, es uno de los pocos sitios de la zona donde se puede comer la carne a la piedra.

Por su parte, el Ventorrillo de Santa Clara tiene además del socorrido plato de los Montes, otras opciones con buena relación calidad precio, como chuletones de vaca, la paletilla de cordero, los callos, las berenjenas fritas con miel de caña o sus postres. Se suelen servir raciones muy generosas. Y, si sobra, siempre se puede llevar a casa.

Lomo en manteca de Los Tres Cincos.
Lomo en manteca de Los Tres Cincos.

Los Tres Cincos, más arriba y a la izquierda, recompensa a los comensales con un cuidado repertorio culinario, en el que sobresalen los platos de la tierra: gazpachuelo, ajoblanco, chivo en salsa de almendras, lomo en manteca o un tentador solomillo al vino de Málaga con pasas. Además de estas tentaciones, no faltan ni las carnes a la brasa ni las especialidades de la zona: Plato de los Montes y migas. Cariño y tesón no les falta a esta venta de las hermanas Aguilar, que llevan las riendas de uno de los negocios más veteranos de esta ruta.

En la Venta Carlos del Mirador, aguardan también las especialidades de la zona, que además de los ya consabidos, están en torno a los revueltos de verduras. A ellos hay que añadir otros platos tradicionales, como la carne mechada (hecha allí en su propia cocina), el estofado o guisos con rabo de toro. A diferencia de otros establecimientos de la zona, también ofrecen platos de pescado para los que busque alternativas más ligeras.

Salón de la venta El Boticario.
Salón de la venta El Boticario.

Algunas curvas más arriba aguarda otro dúo imprescindible de este itinerario: El Boticario y el Mijeño. Aunque no tienen nada que ver el uno con el otro, ambos son sitios socorridos para los que buscan un almuerzo sin reserva previa en un fin de semana. Si no hay espacio en uno, lo habrá en otro, se suele pensar, aunque no siempre hay suerte. Lo mejor en estos dos casos y en el resto de ventas de Los Montes es reservar. Sobre todo en fin de semana o festivos. En el caso de estos dos establecimientos, aguarda una carta repleta de platos típicos de la zona, vino del terreno y unas vistas panorámicas extraordinarias. En el caso de la Venta El Mijeño hay opciones para celíacos. De hecho, es una de las dos opciones que hay para comer sin gluten en esta ruta (el otro es Los Tres Cincos).

Venta El Mijeño
Venta El Mijeño

Más arriba aguarda otro clásico de esta ruta, el bar de la Fuente de la Reina, llamado así por estar junto a uno de los emblemas de esta carretera, un fontanal que supone un reto para muchos aficionados a la bicicleta, que para llegar hasta allí tienen que hacer frente a una de las cuestas más empinadas de esta ya de por sí desafiante carretera. Muchos de ellos hacen parada allí, ya sea para desayunar o para una merecida tapa. Gracias a ello, es un sitio más desenfadado que otros, idóneos para los que hacen senderismo o quieren dar un paseo por la zona. Esto no exime de que allí se pueda disfrutar de raciones generosas de migas o platos de los Montes.

En uno de los puntos más elevados de esta carretera se encuentra el Puerto del León, nombre que recibe también la única venta que hay en este alto de montaña. Además de migas y platos de los Montes, este restaurante es un buen lugar para los amantes del cuchareo. Entre otras opciones, pueden pedir berzas de judías verdes y callos. En lo que se refiere a carnes, otro de sus platos estrellas es el chivo en salsa de almendra.

Interior de la Venta Galwey.
Interior de la Venta Galwey. / Fernando Torres

Al final del Puerto del León, en el cruce con una carretera que lleva hasta Comares y Olías, se encuentra la mítica Venta Galwey, que, en realidad, debería ser Galway, ya que su origen parece esta relacionado con ese condado irlandés. Aunque no se sabe con certeza desde cuando empezó a funcionar, es evidente que es la más antigua de las ventas que hoy están abiertas en esta zona. Además de ser un auténtico museo etonográfico en su interior, cuenta con una carta tradicional con los platos más clásicos de este recorrido.

En la Venta Galwey no acaba este recorrido, que llega hasta la localidad de Colmenar. En ese último trayecto, aguarda la Venta El Pinar, conocido por sus abudantes platos de cuchareo, tras los que no hay más remedio que compartir un segundo o un postre.

*Además de los citados, en esta carretera también se puede almorzar en la Venta Los Montes y Venta El Detalle, entre otras opciones. En el entorno también están los restaurante de los hoteles Humaina y Cortijo La Reina.

Vista panorámica de los Montes de Málaga.
Vista panorámica de los Montes de Málaga.

Más temas También te puede interesar...

Los churros que se bañan en agua y sal

Llegan los primeros aceites verdes de la temporada

Mesón Pollo del Tío Paco: Tres décadas al fuego lento de la leña

Ruta gastronómica por Casabermeja

Ruta de los museos gastronómicos de Málaga

Ruta del ajoblanco en la provincia de Málaga

Pescados y mariscos que están en su mejor momento en verano en Málaga

El espeto a debate: ¿Caña o acero inoxidable?

Frutas con sabor a verano en Málaga (y dónde comprarlas)

La ruta del gazpacho por la provincia de Málaga

Ruta de la porra por la provincia de Málaga

Libros de recetas malagueñas (y dónde conseguirlos)

Enoturismo con la Antigua Casa de Guardia

Vinos rosados que se hacen en Málaga (y dónde comprarlos)

Los municipios malagueños donde tienes que ir a tapear

Sopas y ensaladas que se hacen con naranjas en Málaga

Los negocios del caracol en Málaga

Las plantas silvestres que todavía se usan en la cocina malagueña

La venta de la Serranía frecuentada por famosos

Restaurantes con sabor tradicional a Málaga

Algunos de los gazpachuelos más singulares que se hacen en Málaga

Panes artesanales: lugares donde comprarlos y saborearlos en Málaga

Productos ecológicos que se hacen en Málaga (y dónde comprarlos)

Las 6 denominaciones de origen protegidas de Málaga

8 vermús que se hacen en Málaga y dónde comprarlos

Restaurantes donde puedes comer si vas al Caminito del Rey

Diez vinos tintos malagueños por menos de diez euros

Frutas exóticas que se cultivan en Málaga y dónde comprarlas

13 vinos dulces malagueños imprescindibles y dónde comprarlos

Bebidas malagueñas que se han convertido en mito

Una vuelta al mundo a través de los restaurantes más exóticos de la provincia de Málaga

17 vinos blancos malagueños imprescindibles

Zumos y gazpachos hechos en Málaga para refrescarte este verano (y dónde comprarlos)

Los platos que no te puedes perder en primera línea de playa de Málaga

Ginebras que se hacen en Málaga y que tienes que probar

Frutas y hortalizas de verano de Málaga (y dónde comprarlas)

Patés y cremas muy originales que se hacen en Málaga

Embutidos malagueños que deberías probar y dónde comprarlos

Platos muy malagueños que quizá aún no has probado

Quesos artesanos que puedes comprar en Málaga

Restaurantes con vistas panorámicas en Málaga

Aceitunas 100% malagueñas y dónde comprarlas

Almanzaras que se pueden visitar en Málaga

Restaurantes de cocina creativa en pueblos malagueños

Restaurantes que también son museos en Málaga

Jamones malagueños: dónde comprarlos y degustarlos

12 dulces tradicionales malagueños que puedes comprar en la provincia

7 frutos secos o desecados que puedes encontrar en la provincia de Málaga

10 mermeladas caseras que puedes comprar en Málaga

17 restaurantes donde puedes comer el chivo lechal malagueño

13 lugares en Málaga donde se puede comprar directamente a los productores

12 arroces marineros que puedes probar en Málaga

15 ajoblancos que no te puedes perder y dónde probarlos en Málaga

19 sitios donde miman a los vinos malagueños

La ensalada malagueña: nueve formas de probarla en la provincia

12 licores curiosos que se hacen en Málaga