Málaga en la Mesa

Seis visiones del rey de los tomates

Seis visiones del rey de los tomates
  • Destacados chefs malagueños nos proponen diferentes recetas para disfrutar de una joya de la huerta del Guadalhorce

Poco hace falta para disfrutar del que chefs, críticos y especialistas en gastronomía han aclamado en los últimos años como uno de los mejores tomates que se pueden disfrutar en el territorio español; el Huevo de Toro. Una variedad de cultivo tradicional en el Valle del Guadalhorce que durante años se había relegado al consumo doméstico para dar preferencia a variedades más resistentes a los golpes y al paso del tiempo que ahora vuelve con fuerza, avalada por una etiqueta de calidad que reza: «Tomate Huevo de Toro del Guadalhorce cultivado al aire libre».

Se trata de un tomate de gran calibre, que puede llegar a pesar más de 1 kilo, con forma de corazón, piel fina, carne aromática, fina y cremosa con un fantástico aroma a tomate y un equilibrio perfecto entre acidez y dulzor, que el Grupo de Desarrollo Rural (GDR) del Guadalhorce lleva varios años promocionando con la colaboración desinteresada de autoridades en materia de gastronomía malagueña como el director del restaurante El Lago, Paco García, o de restaurantes locales como Bohemia y Casa Paco de Coín, Carolina en Alhaurín el Grande, La Garganta del Chorro en Álora, El Sauce de Vito en Campanillas, etc.

Hoy, de la mano de seis chefs malagueños traemos otras tantas propuestas para disfrutar de esta pequeña joya estacional. El Huevo de Toro llega a su sazón entre principios y mediados del mes de agosto y, según las condiciones climáticas, se puede encontrar hasta el otoño en sus variedades más tardías. Es un tomate perfecto para su empleo en crudo, y en esta línea van las propuestas de Daniel Carnero, chef de La Cosmopolita, que lo macera en aceite aromático, Marcos Pareja, de El Reservado, que aprovecha su gran tamaño para convertirlo en base de una milhoja, y Guadalupe Montejo, jefa de cocina y dueña de El Fogón Bistrobar, que resalta su equilibrio de dulzor y acidez combinándolo con mango.

Javier Hernández, chef y propietario del restaurante de El Candado Golf, concentra sus azúcares en un asado para usarlo de contrapunto de unas sardinas. Arancha Moreno, ayudante de cocina en el hotel Don Carlos, propone una sopa de tomate con almejas tradicional pero suculenta, y Reyna Traverso, del grupo Sabores del Pasado, experimenta con sus matices dulces proponiendo un helado de Huevo de Toro sobre brioche de pasas y mermelada de berenjenas. ¡Que aproveche!