Málaga en la Mesa
Las botellas se pueden etiquetar y embotellar como se quiera
Las botellas se pueden etiquetar y embotellar como se quiera

Cerveza marca de la casa

  • La opción de elaborar la popular bebida de forma artesanal gana adeptos. La proliferación de webs y libros lo ponen en bandeja

“Two beer, or not two beer”. Esa es la cuestión, dirían muchos. Y es que no son pocas las frases populares con las que ha dado juego la cerveza, una de las bebidas con más incondicionales en nuestra tierra, vino aparte. No olvidemos que Andalucía y Extremadura suelen aparecer a menudo en las estadísticas como las principales consumidoras de cerveza. Eso ha hecho que cada vez haya más culto en torno a ella. Catas, talleres, tiendas y bares especializados, marcas propias… También en Málaga se vive el auge. Ahí están, por ejemplo, sellos como La Axarca o Málaga, o negocios como La Botica de la Cerveza. Algo se está moviendo. Y no solo en la calle. También en casa hay quien se anima a elaborarla. Puede parecer cosa de frikis, pero cada vez más son más. Eso sí, requiere algo de paciencia, tiempo y alguna que otra herramienta específica. El desembolso puede rozar los 200 euros, pero los cerveceros aseguran que se amortiza.

Quien quiera animarse solo tiene que pasarse por alguna librería, donde encontrará más de un manual, o sumergirse en Internet, con todo un abanico de opciones. La mayoría, con consejos y tienda incluida para vender el kit de elaboración. Todo un instrumental para hacerse experto que incluye desde cubo de fermentación y termómetro hasta chapas y posavasos. La base es sencilla: agua, malta de cebada, lúpulo y levadura. A partir de ahí, sobre gustos no hay nada escrito. Se puede obtener desde cerveza negra, de trigo, amarga, dorada… Tantas como ganas.

La elaboración de la cerveza en casa requiere un kit de utensilios específicos

La elaboración de la cerveza en casa requiere un kit de utensilios específicos

“Se convierte en hobby”, reconoce María Orejas, periodista asturiana afincada en Marbella que apuesta por todo tipo de elaboraciones caseras en su blog saborygastronomia.com. Desde turrones, aceites y ron, hasta, por supuesto, cerveza. La web www.cervezasdelmundo.com fue la que le convenció. “Empiezas por el kit con latas de malta y cuando la pruebas y ves que sale bien, sigues y vas probando otras clases. Y además la puedes ‘tunear’ a tu gusto con chapas de distintos colores, tipo de botellas, etiquetas… puede ser un regalo muy original”, considera la bloguera, aconsejando paciencia: “Desde que se embotella hasta que puedes beberla debe pasar un mes, pero cuanto más tiempo pase, mejor sabe; depende del tipo, pero todas duran como mínimo un año”. Ya sabe de lo que habla María Orejas. Confiesa que se ha enganchado. Incluso organizó un concurso entre sus seguidores con un kit gratis para elaborar cerveza como premio. A partir de ahí, todo es ponerse. Ella misma lo cuenta en un vídeo. Y todo para conseguir hasta 23 litros de cerveza. A gusto del consumidor. Ya se sabe, 'two beer, or not two beer'. Esa es la cuestión.