Mesón Pollo del Tío Paco: Tres décadas al fuego lento de la leña

Pollo asado al estilo del Tío Paco./
Pollo asado al estilo del Tío Paco.

Este restaurante de la barriada malagueña de San Julián importó y adaptó en 1990 esta forma de asar la carne

Javier Almellones
JAVIER ALMELLONESMálaga

Al fuego lento de leña de encinas y olivos, con un asado de dos horas y con una salsa con verduras y especias. Así se hace el famoso pollo del Tío Paco, que es diferente de principio a fin. Lo saben bien quienes lo han probado en los casi treinta años que lleva funcionando el mesón que lleva ese nombre, en la barriada malagueña de San Julián.

La fórmula del éxito se la trajo en la década de los años noventa su fundador, Francisco García, de Lloret de Mar (Gerona), donde estuvo casi dos décadas trabajando en la restauración en temporada alta. Allí tomó buena nota del 'pollo al ast', es decir, asado a la leña, y lo convirtió en el plato estrella de su por aquel entonces modesto mesón.

Fue en junio de 1990 cuando Francisco arrancó con este negocio familiar, que fue su sueño hecho realidad que le permitía fijar su residencia definitivamente en Málaga. Hasta entonces, tenía que pasar largas temporadas en la costa gerundense, lo que le suponía separarse durante meses de su familia.

El primer emplazamiento del Mesón Pollo del Tío Paco, del que sólo queda hoy un cartel, está prácticamente en frente del actual. Hasta allí se trasladó este restaurante familiar en el año 2005, cuando la construcción de un vial para comunicar la zona del aeropuerto con los centros comerciales le dejó sin espacio.

Desafortunadamente, Francisco no pudo disfrutar apenas del nuevo mesón, ya que falleció pocos días después de que se inaugurara. Eso sí, se fue teniendo la seguridad de que lo dejaba en buenas manos, en las de su hija Inma, que, junto a su marido José y a sus primos, sigue con esa fórmula intacta del pollo del Tío Paco.

«Si vas al campo y te haces un arroz a la leña, notas la diferencia; pues con este pollo pasa lo mismo». Con este símil Inma García intenta describir las características de este plato. «No es fácil hacerlo, porque se necesitan dos horas para cada uno de ellos», añade. En este sentido, la actual propietaria explica como los pollos, que van girando lentamente se hacen con el calor de la leña. Se van cambiando de altura para que el asado sea completo y alcance su punto óptimo.

Desde las 9 de la mañana cada día comienza la tarea en este restaurante de San Julián. Lo primero es hacer el fuego, que tiene que estar en su punto. Lo saben muy bien los primos de Inma, quienes aprendieron esta técnica siendo aún unos adolescentes. Gracias a este proceso, se consigue que la carne se deshaga prácticamente en la boca y que se desprenda sola del hueso.

Su salsa

«A diferencia de otros asadores, aquí no añadimos manteca de cerdo; es todo natural», comenta Inma, quien explica también que la grasa que suelta el pollo se va mezclando con verduras (zanahorias, apio, cebolla,...) y con las especias que se le añade (pimienta, tomillo y laurel) para dar lugar a otro elemento diferenciador de este plato: su salsa.

El pollo del Tío Paco, que suele pesar antes de ser asado algo menos de un kilo y medio, se puede pedir tanto por mitades (8,3 euros) como por cuartos (5,2). Es con diferencia el plato que más se consume. En los fines de semana, se cuentan por cientos. También se vende especialmente dentro de su menú diario (de lunes a viernes), que por 9,5 euros incluye un cuarto de pollo como opción de segundo plato.

Además, una posibilidad cada vez más demandada es pasar por allí para llevárselo a casa o incluso a la playa en verano. «Todo lo que se hace aquí se lo pueden llevar los clientes para casa», añade Inma García. En este sentido, lo más recomendable es llamar antes, sobre todo los fines de semana, para encargar el pedido.

Con ese pollo asado a baja temperatura se hace incluso un plato derivado, croquetas. «En su día mi padre las puso en la carta para aprovechar los pollos que no se vendían, pero hoy tienen tanto éxito que hay que asarlos expresamente para hacerlas», comenta Inma García.

Además del pollo del Tío Paco, hay otros platos en la carta que en su día fueron importados de tierras catalanas por su propietario. Así, allí no faltan ni la butifarras ni los caracoles con conejo.

La especialidad del establecimiento, eso sí, gira también en torno a otras carnes. Entre ellas, está el cochinillo que, en lugar de hacerse en horno, se hace también como el pollo, al calor de la leña. Ese toque diferente hace que tenga muchos adeptos. El cochinillo suele estar disponible los fines de semana e incluso otros días, si se encarga previamente.

Otras carnes

Además, hay una amplia variedad de carnes, muchas de ellas maduradas en su propia cámara, que se hacen al carbón. «Aquí no tenemos plancha, toda la carne se hace a la brasa», asegura su propietaria. Solomillo de ternera, chuletón de buey, pata de cordero, pluma y presa ibéricas o conejo son algunas de las opciones carnívoras que son fijas en su carta. Algunas de ellas se pueden combinar incluso en una parrillada de la casa.

También a la brasa o fríos se puede disfrutar de los embutidos de Ardales (salchichón, morcilla o choricitos). No es casualidad que lleguen desde ese pueblo del Valle del Guadalteba, ya que Francisco García y algunos de los integrantes de la plantilla de trabajadores, como sus sobrinos, son de allí.

Además, hay otros guisos con carne, como rabo de toro, caldereta extremeña o una carrillada de cerdo; platos de cuchara, como sopa de puchero o callos. Todos estos y otros platos se pueden maridar con las numerosas referencias de vinos que hay en su particular bodega, en la que están representados varios tintos de la Serranía de Ronda, que armonizan perfectamente con los distintos tipos de carne.

Tampoco hay que olvidarse del pan, que se sirve con aceite y ajo, con un toque marca de la casa.

Los que tengan la habilidad y la paciencia para dejar un hueco para los postres se verán recompensados con varias elaboraciones caseras, como el tocino de cielo, el arroz con leche o la crema catalana.

Con casi la mitad de su trayectoria en la actual ubicación, este mesón ofrece muchas caras distintas. En los días laborables (salvo el miércoles, que suele cerrar), al mediodía, cuenta con un menú con muy buena relación calidad precio, para los que trabajan o pasan por esta zona situada entre Guadalmar y el Aeropuerto de Málaga. Más bulliciosos son los fines de semana a la hora del almuerzo. La tranquilidad llega por las noches, en las que su salón se convierte en un buen escenario para una cena sosegada, relajada e incluso romántica.

Dónde está

Más temas También te puede interesar...

Ruta gastronómica por Casabermeja

Ruta de los museos gastronómicos de Málaga

Ruta del ajoblanco en la provincia de Málaga

Pescados y mariscos que están en su mejor momento en verano en Málaga

El espeto a debate: ¿Caña o acero inoxidable?

Frutas con sabor a verano en Málaga (y dónde comprarlas)

La ruta del gazpacho por la provincia de Málaga

Ruta de la porra por la provincia de Málaga

Libros de recetas malagueñas (y dónde conseguirlos)

Enoturismo con la Antigua Casa de Guardia

Vinos rosados que se hacen en Málaga (y dónde comprarlos)

Los municipios malagueños donde tienes que ir a tapear

Sopas y ensaladas que se hacen con naranjas en Málaga

Los negocios del caracol en Málaga

Las plantas silvestres que todavía se usan en la cocina malagueña

La venta de la Serranía frecuentada por famosos

Restaurantes con sabor tradicional a Málaga

Algunos de los gazpachuelos más singulares que se hacen en Málaga

Panes artesanales: lugares donde comprarlos y saborearlos en Málaga

Productos ecológicos que se hacen en Málaga (y dónde comprarlos)

Las 6 denominaciones de origen protegidas de Málaga

8 vermús que se hacen en Málaga y dónde comprarlos

Restaurantes donde puedes comer si vas al Caminito del Rey

Diez vinos tintos malagueños por menos de diez euros

Frutas exóticas que se cultivan en Málaga y dónde comprarlas

13 vinos dulces malagueños imprescindibles y dónde comprarlos

Bebidas malagueñas que se han convertido en mito

Una vuelta al mundo a través de los restaurantes más exóticos de la provincia de Málaga

17 vinos blancos malagueños imprescindibles

Zumos y gazpachos hechos en Málaga para refrescarte este verano (y dónde comprarlos)

Los platos que no te puedes perder en primera línea de playa de Málaga

Ginebras que se hacen en Málaga y que tienes que probar

Frutas y hortalizas de verano de Málaga (y dónde comprarlas)

Patés y cremas muy originales que se hacen en Málaga

Embutidos malagueños que deberías probar y dónde comprarlos

Platos muy malagueños que quizá aún no has probado

Quesos artesanos que puedes comprar en Málaga

Restaurantes con vistas panorámicas en Málaga

Aceitunas 100% malagueñas y dónde comprarlas

Almanzaras que se pueden visitar en Málaga

Restaurantes de cocina creativa en pueblos malagueños

Restaurantes que también son museos en Málaga

Jamones malagueños: dónde comprarlos y degustarlos

12 dulces tradicionales malagueños que puedes comprar en la provincia

7 frutos secos o desecados que puedes encontrar en la provincia de Málaga

10 mermeladas caseras que puedes comprar en Málaga

17 restaurantes donde puedes comer el chivo lechal malagueño

13 lugares en Málaga donde se puede comprar directamente a los productores

12 arroces marineros que puedes probar en Málaga

15 ajoblancos que no te puedes perder y dónde probarlos en Málaga

19 sitios donde miman a los vinos malagueños

La ensalada malagueña: nueve formas de probarla en la provincia

12 licores curiosos que se hacen en Málaga

Temas

Málaga