Gloria Marín: «Hay que volver a aprender a comer berenjena en verano y coles en invierno»

Gloria Marín: «Hay que volver a aprender a comer berenjena en verano y coles en invierno»
Daniel Maldonado

«El consumo ecológico se basa en la confianza de un tipo de consumidor concienciado y más exigente»

Esperanza Peláez
ESPERANZA PELÁEZ

Conseguir un abastecimiento regular de productos ecológicos frescos no era una tarea fácil hace relativamente poco. Gloria Martín empezó a relacionarse con la familia Hevilla de agricultores ecológicos cuando se encargaba de las compras como socia del restaurante La Casa del Sibarita, en Mijas Costa. Su flechazo con estos productos y la falta de un sistema que facilitara la comercialización directa del huerto a la mesa, la animó a crear algunos grupos de consumo. Hoy dedica parte de su actividad profesional a organizar y distribuir por toda la provincia los pedidos no solo de productos de la huerta Hevilla, sino de panes, harinas, lácteos, conservas o aceites ecológicos que sumaron a la oferta.

-¿Qué es un grupo de consumo?

-Son grupos de personas interesadas en la compra de productos de unas determinadas características, en nuestro caso frutas, verduras y otros alimentos ecológicos de pequeños productores, que se organizan para hacer los pedidos de forma directa y recibirlos en su zona.

-¿Por qué decidió recurrir a esta fórmula?

-Bueno, nos dimos cuenta de que el mercadillo semanal Guadalhorce Ecológico, que abarca prácticamente toda la provincia a lo largo del mes, se quedaba corto para aquellas personas que deseaban comer ecológico semanalmente, y surgió la idea de establecer grupos de consumo reuniendo a las personas interesadas en distintas zonas y acercando semanalmente los alimentos a puntos de entrega que colaboran con nosotros en cada área.

-Usted misma empezó como cliente.

-Sí, yo inicialmente tenía un restaurante y teníamos toda la fruta y la verdura ecológica. Luego nos desviamos a otras actividades, pero esto nos enganchó, y al querer seguir consumiendo, surgió la idea de empezar a montar los grupos, que poco a poco fueron creciendo y permitieron consolidar un sistema nuevo.

-¿Y cómo ha evolucionado el sistema?

-En primer lugar en los últimos años ha tenido un crecimiento muy rápido, y ha sido por el boca a boca. Nosotros hicimos grupos de WhatsApp por zonas, era algo muy cómodo, y lo curioso es que tenemos gente que está en los grupos y no compra, pero no quieren que los borremos, porque cada semana informamos sobre las verduras de temporada, sobre lo que supone el cultivo al aire libre, y damos también muchos consejos y recetas de cocina, y a la gente le gusta recibir esto, porque ahora hay que volver a aprender a comer berenjena en verano y coles en invierno, y nosotros le ofrecemos al consumidor recursos y datos para que entienda que el tomate en invierno no tiene sentido.

-También se establece un trato directo con los clientes.

-El trato directo es fundamental, porque el consumo ecológico se basa en la confianza de un tipo de cliente concienciado y más exigente.

Familia Hevilla

Para contactar con grupos de consumo o hacer pedidos 'on line', https://familiahevilla.es.

-¿Añadir otros productos a la cesta de verduras ha aumentado el atractivo?

-Por supuesto, era una demanda de los grupos. La gente te iba reclamando huevos, leche, harinas recién molidas que el molinero prepara expresamente para nosotros sobre pedido. La inclusión de estos productos ha respondido a las peticiones de los clientes.

-¿Cómo es el mecanismo?

-Nosotros enviamos una newsletter semanal por email o Whatsapp con la relación de verduras y frutas de temporada y de otros productos, y siempre precedida de un contenido divulgativo, ameno y práctico: curiosidades, fotos, recetas, información nutricional... Luego, a partir de los productos disponibles, la gente hace sus pedidos y se retiran en los puntos de recogida que tenemos en 10 municipios de toda la provincia. También se puede pedir a través de la web, y solicitar el envío a domicilio pagando el porte.