Global Fishing Watch, I Premio Sartún

Global Fishing Watch, I Premio Sartún

La plataforma digital que rastrea la actividad de unos 65.000 barcos pesqueros en todo el mundo recibirá el primer reconocimiento del 'Encuentro de los Mares'

SUR

Los métodos de pesca insostenibles y no regulados pasan una factura terrible a los océanos arrasando ecosistemas marinos, llevando al límite a las poblaciones de peces y amenazando la seguridad alimentaria. Para poner freno a dicho fenómeno nació hace unos años Global Fishing Watch, una herramienta digital, un 'radar' de buques pesqueros que controla quién, qué y cómo se pesca en el mar. Alineado con la lógica del primer Encuentro de los Mares, Global Fishing Watch –financiada, entre otros, por la Fundación Leonardo DiCaprio– recibirá el I Premio Sartún, el galardón con el que el nuevo congreso andaluz quiere premiar a «quien defienda los mares».

Es la lógica del congreso, el porqué de un encuentro que acerca espacios marinos para radiografiar y salvar, como lo hace también Global Fishing Watch, la organización creada por Google, Oceana y Sky Through y con participación de la fundación del actor estadounidense, primer Premio Sartún, cuyo nombre por cierto deriva de las palabras sardina y atún, dos especies prototípicas de los dos mares que protagonizan el encuentro: el Mediterráneo y el Atlántico, dos especies que también pueden verse amenazadas.

David Kroodsma, director de investigación de Global Fishing Watch
David Kroodsma, director de investigación de Global Fishing Watch / SUR

Amor y respeto por el mar que, en el caso de Global Fishing Watch, se plasma a través de un revolucionario mapa 'on line' que rastrea los movimientos de buques pesqueros comerciales en todo el mundo, promocionando transparencia y sostenibilidad, y luchando contra una de las mayores amenazas a la sostenibilidad de los océanos: la pesca ilegal no regulada y no declarada (INDNR o IUU, por sus siglas en inglés). Aunque resulta imposible saber a cuánto asciende su actividad, la FAO estima que representa de 11 a 26 millones de toneladas de pescado al año, por un valor de 10 a 23 mil millones de dólares.

Seguimiento

Global Fishing Watch recopila y muestra datos que determinan qué barcos son buques pesqueros, el tipo de artes que utilizan, cuándo y dónde están pescando basándose en sus patrones de movimiento.

En aumento

Global Fishing Watch muestra las actividades de unos 65.000 buques pesqueros comerciales (una cifra que va en aumento cada mes, comentan desde la organización), responsables de una proporción significativa de la captura mundial de pescado y marisco. Y datos que sirven para determinar qué barcos son buques pesqueros, el tipo de artes de pesca que utilizan, y cuándo y dónde están pescando basándose en sus patrones de movimiento. Sirven también para alertar de una actividad pesquera sospechosa, para localizar buques que entran en áreas marinas protegidas o embarcaciones sin licencia que pescan en aguas que no le son permitidas. Agregando datos en definitiva, datos públicos (a disposición de cualquiera en globalfishingwatch.org), «Edatos que proporcionamos a gobiernos, organizaciones de ordenación pesquera o investigadores, brindando información real del sector de la pesca para que se pueda trabajar juntos en recuperar pesquerías y proteger hábitats marinos esenciales», explica Leonardo DiCaprio.

Leonardo Di Caprio apoya con su fundación esta herramienta digital por su potencial para «recuperar pesquerías y proteger hábitats esenciales»
Leonardo Di Caprio apoya con su fundación esta herramienta digital por su potencial para «recuperar pesquerías y proteger hábitats esenciales»

Para el I Encuentro de los Mares, Global Fishing Watch recibirá el I Premio Sartún por la labor comentada, porque su trabajo «supone una gran contribución en pro de la recuperación de la salud de los océanos y de la sostenibilidad de la pesca». Y así debe ser, porque hay pesca en el 55% de la superficie de los espacios marinos, porque la huella territorial de ésta es cuatro veces mayor que la de la agricultura.

Global Fishing Watch es una organización internacional independiente y sin ánimo de lucro, establecida inicialmente a través de una colaboración entre tres socios: Oceana, una organización internacional dedicada a la protección y la recuperación de los océanos; SkyTruth, expertos en utilizar tecnología satelital para proteger el medio ambiente, y Google, que proporciona las herramientas necesarias para el procesamiento de big data.