Bolonia, el sabor de la playa más bella

Bolonia, el sabor de la playa más bella

Cocina marinera y una de las queserías más singulares en un enclave único

E. PELÁEZ

Con razón la playa de Bolonia, en el término municipal de Tarifa y a media hora en coche del pueblo, figura entre las mejores de Europa. El disfrute no se limita a la belleza del entorno, encuadrado en el Parque Natural del Estrecho, con su gran duna viva protegida como Monumento Natural, ni a la singularidad de tener a pocos metros de la orilla el conjunto arqueológico de Baelo Claudia, antigua ciudad romana dedicada a la producción de garum y salazones, sino a la posibilidad de disfrutar de buenos sitios para comer y de una de las queserías artesanas más asombrosas de Andalucía. El Cabrero de Bolonia es una quesería de granja a la que se llega ascendiendo durante unos cuatro kilómetros la carreterilla que lleva hasta el centro de visitantes de Baelo Claudia. Inmaculada Bendala Tamayo y Alfonso Jesús Pelayo Cote gestionan esta diminuta explotación en plena naturaleza. Él pastorea las 200 cabras payoyas de que disponen, que se alimentan exclusivamente de lo que encuentran en el rico entorno, y ella ejerce de maestra quesera. Con la leche que obtiene en un único ordeño diario, con un proceso 100% ecológico y usando solo cuajos vegetales, Inmaculada elabora hasta 15 tipos distintos de queso, la mayoría de leche cruda. Fresco y madurado de fermentación láctica, semicurados aromatizados con hierbas aromáticas o fenogreco, y especialidades como el Pata de Mula, el queso a la Cerveza Artesana, el Azul de Cabra o el Cremoso de Bolonia. Pequeñas joyas que venden directamente en la tienda de la quesería, que además se puede visitar. De vuelta en la playa, el restaurante por excelencia es Las Rejas, famoso por sus pescados frescos, sus croquetas de choco o sus tortillas de camarones.