Ruta gastronómica por Ámsterdam, sabores internacionales

Ruta gastronómica por Ámsterdam, sabores internacionales

Comida callejera, restaurantes orientales, mercados, quesos y cerveza

Esperanza Peláez
ESPERANZA PELÁEZ

Puede que la capital holandesa, con sus apacibles canales y su bulliciosa vida nocturna, no sea de los primeros destinos que se contemplen para un viaje gastronómico. Aparte de sopas contundentes, patatas de mil maneras, albóndigas y croquetas, 'stroopwafels' (los gofres locales, planos, crujientes y dulcérrimos), y arenques fermentados, con perdón del queso y la cerveza, la tradición neerlandesa no parece dar mucho más de sí, pero el carácter viajero y comercial del pueblo que dominó, con luces y sombras, el comercio de las especias en el mundo durante siglos, hace de Ámsterdam una capital llena de opciones de comida para todos los bolsillos, desde las máquinas dispensadoras de comida rápida de la cadena local, FEBO, donde por pocos euros se pueden sacar croquetas, 'frikadellen' (albóndigas) y otros básicos de la zona, hasta infinidad de restaurantes baratos y puestos callejeros que venden desde las inevitables patatas fritas con mucha mayonesa hasta especialidades asiáticas, en particular indonesias, una cocina que ha calado mucho en los gustos locales. En el céntrico y colorido barrio de Pijp está el Albert Cuyp, el mercado al aire libre más grande de los Países Bajos, que funciona desde 1904 de lunes a sábado. Allí, junto a todo tipo de cosas, se encuentran infinidad de puestos perfectos para probar especialidades locales como los arenques o los gofres, además de todo tipo de comida exótica. Dada la cercanía con el museo Heinekken Experience, ubicado en la antigua fábrica de la más popular cerveza holandesa, se puede aprovechar para hacer una visita, aprender el proceso de fabricación de la cerveza, hacer una cata o participar en los eventos culturales que ofrecen.

Comer (muy bien)

Ubicado en el Rijksmuseum, Rijks (www.rijksrestaurant.nl), con una estrella Michelin, ofrece cocina holandesa contemporánea con producto local y una mezcla de influencias tradicionales y foráneas, a precios bastante razonables, con posibilidad de elegir a la carta o un menú degustación de seis platos (79 €). The Seafood Bar (www.theseafoodbar.com) es un excelente sitio de pescado, con producto fresquísimo para todos los bolsillos (desde sandwiches y pasteles de cangrejo a ostras o caviar). Si quieren una incursión gourmet en la cocina indonesia, Blue Pepper (www.restaurantbluepepper.com) es el sitio. Menú degustación desde 45 €.

Mercados y visitas

El imperdible Albert Cuyp Market (https://albertcuyp-markt.amsterdam) no solo ofrece puestos callejeros, sino un gran número de restaurantes con buena relación calidad-precio de todo tipo, como el popular indonesio Sari Citra (http://www.saricitra.nl), considerado por el 'NY Times' «el mejor indonesio fuera de Indonesia». La antigua fábrica de Heinekken (www.heineken.com) ofrece visitas y catas en su museo y tiene espacio propio de restauración. Si quiere iniciarse en los mejores quesos holandeses, la quesería Reypenaer (www.reypenaercheese.com) organiza interesantes catas.

Food tour

Withlocals Tours (https://www.withlocals.com/es/experience/tour-de-comida-favorita-de-amsterdam-3132dea7/) ofrece tours gastronómicos a medida para descubrir pastelerías, restaurantes populares, cervecerías y puestos callejeros.