Yerbagüena: Intuición y sensatez en Campillos

:: sur/
:: sur

Una cocina tradicional adaptada a los gustos actuales

Enrique Bellver
ENRIQUE BELLVER

Una de las cosas que más me gustan de este restaurante, Yerbagüena, es que nada más cruzar el umbral de su puerta ya empiezas a experimentar una agradable sensación de saber que estamos en el lugar adecuado para disfrutar de una buena comida. Esta casa es obra de Javier Carmona, un comercial de vinos que hace más de diez años cambió el bloc de albaranes y pedidos por el mandil. El cambio fue todo un acierto, creo que para él, pero también para los que gustamos de una cocina sencilla, de respeto a los sabores tradicionales, aunque con un nuevo estilo, es decir, adaptada a los gustos, texturas y presentaciones actuales.

Antes de pasar al comedor, muy cálido en invierno gracias a la chimenea que preside la estancia, hay que pasar por delante mismo de la bodega. Aquí ya se advierte el cariño y el amplio conocimiento que Javier tiene sobre los generosos jerezanos y los tintos de alta expresión. Se impone una pequeña parada en la barra para tomar el aperitivo y saborear alguno de los finos que nos recomienden. Luego, como dice un refrán, «a la mesa y a la cama a la primera llamada». Ahora sí que hay que dejarse llevar por las recomendaciones del día preparadas según mercado. Es muy complicado elegir lo que vamos a comer, cada uno de los platos de la carta tiene un atractivo especial, incluso los que a diario y atendiendo al mercado y la estación se recomiendan fuera de carta. Máxime después del cambio de jefe de cocina, pues el anterior, Francisco Muñoz, marchó a emprender una nueva experiencia empresarial en Pontevedra y ahora se ha hecho cargo de los fogones Carlos Tirado, un joven cocinero de Archidona que estudió en la Escuela de Hostelería Santo Domingo de esa localidad y después estuvo en otro de los restaurantes más interesantes de la comarca, Arxiduna. En la carta actual siguen conviviendo producto local y recetas tradicionales actualizadas con elaboraciones de cocina contemporánea y bocados de alta cocina. Imaginación, intuición, personalidad y sensatez son las características a grandes rasgos de este cocinero.

Datos de interés

Dirección:
Ctra de la Estación. (Campillos).
Teléfono:
952 72 23 20
Web:
En construcción
Cierra:
Lunes
Algunos platos:
Raviolis de carabineros, 16; Bacalao a la brasa, 22; Chivo lechal, 28
Valoración:
Cocina, 8. Sala, 8,5; Carta Vinos, 8,5. Calificación: 8,5/10.

Las opciones que se presentan al comensal son varias. Por un lado, hay un apartado de platos pensados y ejecutados para ser compartidos por varios comensales de la misma mesa o pasar directamente a la carta propia del restaurante. Mi consejo es compartir algunos entrantes, siendo esta la mejor manera de hacernos una idea amplia del tipo de cocina de Yerbagüena, y luego un plato más contundente. No obstante, cada día hay un guiso tradicional de la zona. Me gustó mucho la porrilla de acelgas. Aunque la sorpresa vino con la ensalada de tomate en conserva y ventresca de atún, todo aderezado con hierbas aromáticas frescas. Un plato que no deja de ser una exaltación de la sencillez.

Mollejas de chivo al palo cortado.
Mollejas de chivo al palo cortado.

El maridaje de vinos, muy completo. Un cava Meritum 2012 para el aperitivo y la ensalada de tomate en conserva. Valdubón Roble de Rueda, muy sutil con el huevo con trufa y con los raviolis de carabineros. Después un vino alicantino de la variedad 'Monastrell', Nauta, perfecto final para un plato con tanta personalidad como son las mollejas al palo cortado. Una vez más, la sala estuvo a la altura esperada.

Huevos con patatas y trufa.
Huevos con patatas y trufa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos