Vinos y bebidas alcohólicas 'made in Málaga' para brindar este año

Vinos y bebidas alcohólicas 'made in Málaga' para brindar este año

La vitivinicultura malagueña saca pulso y lanza al mercado nuevos y sorprendentes productos

AGUSTÍN PELÁEZ

El sector bodeguero malagueño está demostrando una gran fortaleza. No deja de lanzar nuevos productos todos los años de una enorme calidad. Actualmente la provincia cuenta con 43 bodegas inscritas en el Consejo Regulador de las Denominaciones de Origen Málaga y Sierras de Málaga, aunque también hay algunas que no forman parte de este organismo. En comparación con otras provincias andaluzas, la viticultura malagueña no es de las más importantes.

Según la Junta, Andalucía cuenta con 30.217 hectáreas de viñedo, de las que 26.525 son de uva de vinificación, y una producción anual de 1,2 millones de hectolitros de vino y mosto. El 67% de las explotaciones de viñedo tienen menos de cinco hectáreas. Por provincias, Cádiz concentra el 50,47% de la producción regional de vino y mosto; seguida de Córdoba (25,63%); Huelva (13,43%); Granada (3,85%); y Málaga (sólo 3%). Por tipo de vino, el de Jerez representa un 58%, seguido del vino blanco, que supone el 37% del valor de la producción, según datos de 2015.

En cuanto al número de bodegas andaluzas, 133 se ubican en Cádiz, 90 en Córdoba, 61 en Granada, 55 en Málaga, 33 en Huelva, 22 en Almería, 18 en Sevilla y 9 en Jaén. El número de personas ocupadas en la industria del vino asciende a 1.555, según los últimos datos de la Consejería.

En el caso de la provincia malagueña, la superficie de viñedo alcanza sólo las 4.148 hectáreas, de los que 505 se dedica a uva de mesa; 1.954 a uva para vino, y 1.689 a uva para pasas.

Sin embargo, nuestras bodegas son bastantes creativas y emprendedoras. Durante 2017 de hecho han lanzado una larga lista de nuevos vinos.

1.- LA PASAJERA. Ha sido uno de los grandes lanzamientos de este año de Bodegas Victoria Ordóñez. Se trata de un cien por cien verdejo de la Denominación de Origen Rueda. La primera añada de La Pasajera salió al mercado en junio. Es un verdejo con siete meses de crianza sobre lías finas y se elabora con uvas de un viñedo de verdejo auténtico en la localidad de La Seca (Valladolid), de casi 30 años de antigüedad que crece en suelo cascajoso. La Pasajera se elabora con uvas vendimiadas a mano. Los racimos son seleccionados en bodega y los movimientos del vino se hacen por gravedad, evitando así los procesos oxidativos.

El control de las temperaturas aplicadas a lo largo de la elaboración del vino contribuye a preservar al máximo las características organolépticas de la variedad verdejo. La Pasajera evoca una historia acaecida en el puerto de Málaga durante la segunda guerra mundial, de la que se hizo eco la prensa malagueña de época: la de una misteriosa pasajera del buque «The Empress of Japan», que hizo escala en Málaga en dirección a Marsella. La enigmática pasajera resultó ser Cristeta Boulange, una espía de origen rumano, que fue alertada de su inminente arresto por un telegrama cifrado y logró escapar de la policía que detuvo el barco cuando zarpaba del puerto de Málaga al día siguiente. Tuvo tiempo de coger un taxi y huir a Madrid sin que llegara a ser detenida.

2.- LAS OLAS DEL MELILLERO. Primer espumoso rosado brut nature de Victoria Ordóñez. Acaba de lanzarse al mercado. Está elaborado con uvas Pedro Ximénez, Petit Verdot, Shiraz y Tempranillo de los Montes de Málaga. Se trata de un espumoso rosado Brut Nature y está certificado para veganos. Es un vino muy elegante, fino, que transmite frescura y fruta roja, muy fresco. Para elaborar ‘Las Olas del Melillero’ la bodega lleva trabajando desde la vendimia de 2016, toda vez que la mezcla lleva vino de barrica de la pasada vendimia. En total ha elaborado unas 7.000 botellas. La tirada no es mayor porque los Montes de Málaga es una zona muy exclusiva que no permite trabajar mucho volumen.

3.-VIDUEÑOS DE SEDELLA. Elaborado por el enólogo Lauren Rosillo. Es un homenaje a la viticultura tradicional de la Axarquía donde la variedad moscatel de Alejandría lleva siglos asentada en las vertiginosas pendientes de pizarra laminada. Según Rosillo, de Bodegas Sedella Vinos, los viñedos de la comarca de la Axarquía están y estaban “salpicados” de otras castas de uva blanca denominadas “Vidueños” y tenían un papel fundamental en los vinos y en gastronomía de las familias por el papel que representaban como uvas de mesa o de boca y su perfil en los vinos.

Siguiendo la filosofía de trabajo de Sedella, regresando a una viticultura ancestral, sin uso de tecnología que maquille los vinos, Vidueños de Sedella tiene una vocación de blanco de guarda; para durar muchos años como los grandes vinos blancos del centro de Europa. Fermentado con pieles, sin adición alguna de levaduras ni químicos, madurado sobre sus lías durante 8 meses en ánforas de cemento y madera, Vidueños de Sedella pretende dar una visión ancestral de los viñedos de Moscatel de la Axarquía, representado un paisaje de belleza inconmensurable dentro de una botella de vino. Su producción es muy limitada, solo 996 botellas. Sedella sigue apostando por el regreso al pasado, por la viticultura de mínima intervención, por el hacer de los viejos viticultores y por la reivindicación de Málaga como centro de la gastronomía andaluza.

4.- NOCTILUCA. Un moscatel de la Axarquía de vendimia soleada de 2016, de la bodega Viñedos Verticales, del enólogo valenciano Vicente Inat, y la bodega Antonio Muñoz Cabrera-Dimobe, con su bodeguero, Juan Muñoz a la cabeza. Tras los lanzamientos de Filitas y Lutitas, un blanco seco de moscatel y Pedro Ximénez de la Axarquía, y La Raspa, un blanco ligero seco de moscatel y doradilla, Viñedos Verticales ha lanzado este nuevo producto: Noctiluca, con sólo 10º de alcohol, lo cual es toda una novedad.

5.- SECO TRASAÑEJO. De la bodega Antonio Muñoz Cabrera-Dimobe, de Moclinejo. Se trata de un vino seco tradicional malagueño, en concreto un Pedro Ximénez de 20 años de envejecimiento. Tiene 18º de alcohol, Elaborado con soleras y criaderas. La bodega usaba tradicionalmente este vino para darle un toque especial a otras de sus elaboraciones. Juan Muñoz pensó en embotellarlo y ha resultado toda una sorpresa.

6.- PAJARETE. También de bodegas Antonio Muñoz Cabrera-Dimobe, de Moclinejo. Tiene cinco años de envejecimiento y está elaborado con uvas de las variedades moscatel y Pedro Ximénez. Con anterioridad los vendía a granel y este es el primer año que se ha comercializado embotellado. Es un vino dulce y ligero. Es un vino de licor, con un contenido de azúcar entre 45 y 140 gr/litro, sometido a un envejecimiento mínimo de dos años, sin adición de arrope y de color dorado a ámbar oscuro.

7.- MÁLAGA DULCE. De bodega Antonio Muñoz Cabrera-Dimobe, de Moclinejo. Se diferencia del Pajarete porque lleva arrope. Tiene cinco años de enveji9cimiento y está elaborado con moscatel y Pedro Ximénez. El arrope, según el Consejo Regulador, es un mosto de vino, reducido al fuego directo o al baño maría. A más arrope y más envejecimiento los vinos serán más oscuros.

8.- PEDRO XIMÉNEZ. De bodega Antonio Muñoz Cabrera-Dimobe, de Moclinejo. Tiene la misma elaboración que el Zumbral, uno de los vinos estrella de la bodegha de la Axarquía. La diferencia es que se elabora sólo con uva Pedro Ximénez, en este caso de Antequera, concretamente del Cortijo del palomar. Se deshidrata en paseros previamente y tiene cinco años de envejecimiento en botas de roble. Hasta ahora se vendía a granel a las bodegas y campanas de la provincia.

9.- SAN CAYETANO. Es un vino de misa embotellado de Bodegas Antigua Casa de Guardia. Se trata de un vino de licor elaborado con uvas Pedro Ximénez cien por cien con 15 grados de alcohol. Agradable en boca, semidulce, por lo que es perfecto también para postre. La bodega malagueña lo ofrece también al público en su taberna en Málaga. Además, está también en la tienda eclesiástica que hay en la catedral, en la calle Postigo de los Abades.

10.- LA DEPA, EL LERO Y EL ARQUITECTO, de Tres Generaciones, de Bodegas Lara. Es una línea de vinos tintos de Ronda de producción propia. La bodega posee en Ronda un viñedo de 10 hectáreas de las variedades Tempranillo, Garnacha, Cabernet Sauvignon, Syrah y Merlot. Para el lanzamiento de sus vinos Lara ha contado con el enólogo Ignacio de Miguel, discípulo del mundialmente reverenciado Michel Rolland, o el ingeniero agrónomo, profesor y consultor de bodegas José Ramón Lissarrague. El nombre de La Depa hace referencia a la historia de amor entre el sargento francés Depón y una rondeña durante la ocupación de la ciudad por las tropas galas, que hizo desistir al militar de un ataque con explosivos, lo que el pueblo le agradeció regalándole el traje que vestiría su amada en la boda que terminó uniéndolos. La Depa es un Garnacha joven, con mucha fruta y personalidad marcada.

El Lero rinde homenaje a la historia del bandolero del mismo nombre. Con seis meses de crianza en roble francés, es un coupage de Tempranillo, Cabernet y Syrah más complejo.

El Arquitecto está elaborado con Cabernet, Tempranillo y Syrah, con 12 meses de crianza.

11- MORICHE. De Samsara Wines de Ronda. Es un tinto joven sin crianza de la cosecha de 2016. Elaborado artesanalmente con uvas de varios viñedos de la Serranía de Ronda y fermentación espontánea. Su base es Tempranillo, Merlot y Syrah. Se presenta con corcho natural y lacrado.

12.- VERMUT MONTE FACO. De bodegas Ucopxa -la Unión de Cooperativas Paseras de la Axarquía , considerada la mayor cooperativa pasera de la provincia, con más de 800 agricultores-. Lleva el nombre de Monte Faco, el mismo de su moscatel blanco seco. Se obtiene a partir de una selección de sus mejores vinos dulces a los que añade esencias de plantas aromáticas, que le proporciona un sabor característico y un perfecto equilibrio dulce-amargo sin necesidad de añadir azúcar.

13.- VERMUT KRAUEL. Es una iniciativa de Javier Krauel, nieto de Carlos J. Krauel, creador de la antigua bodega malagueña. Krauel ha rescatado una receta familiar de 1885 de la antigua Krauel y Compañía para lanzar este producto, que ha sido elaborado siguiendo sus directrices en Bodegas Antigua Casa de Guardia. Está elaborado conforme a la fórmula familiar. El vino base es un ensamblaje de vino seco PX, vino de licor PX y dulce natural moscatel de Alejandría. La solera de de dulce natural PX de 2009.

14.- BALLIX MANGO. Se trata de una ginebra de mango Osteen. Detrás de la iniciativa se encuentra Trops Tropical Experiencie, empresa creada por Trops y Cervezas Murex. Es la primera ginebra de mango cien por cien natural de Málaga. Sin aditivos químicos. El mango es producido íntegramente por los agricultores de Trops en la comarca de la Axarquía. Se macera en ginebra Premium durante doce horas, pasa un posterior proceso de prensado y filtrado múltiple hasta convertirse en una ginebra única y diferente. Un litro de ginebra lleva un kilo de mango.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos