Toñi Gallego: «Es necesario generar un sentimiento de orgullo rural»

Toñi Gallego. /Daniel Maldonado
Toñi Gallego. / Daniel Maldonado

«Las explotaciones agrarias pueden ser motores para el empleo en su entorno»

Esperanza Peláez
ESPERANZA PELÁEZ

Tras formar parte como responsable de Comunicación del mítico equipo del Grupo de Desarrollo Rural del Valle del Guadalhorce que situó la comarca como referente del cultivo en ecológico o el turismo gastronómico, Toñi Gallego puso su experiencia y visión de futuro al al servicio de Cicerones Rurales, un proyecto que, de la mano del Centro de Innovación Social La Noria de la Diputación y de la Obra Social La Caixa, forma y tutoriza proyectos empresariales de turismo centrados en la gastronomía en el ámbito rural.

- ¿Qué es Cicerones Rurales?

-Es un proyecto nacido para generar empleo en los pueblos de Málaga gracias al uso turístico del patrimonio material e inmaterial que posee el medio rural. Málaga recibe 12 millones de turistas, pero en los pueblos hay un verdadero problema de desempleo y fuga de talento. Con Cicerones Rurales pretendemos hacer ver a la gente de pueblo que tenemos mucho que aportar al sector turístico, sobre todo dando a conocer el patrimonio gastronómico y agroindustrial. Les formamos sobre cómo crear productos turísticos y cómo comercializarlos, y tenemos un programa de tutorización y la Red Cicerones Rurales, donde trabajamos en promoción conjunta y buscamos soluciones a problemas comunes.

- ¿Qué tipo de iniciativas hay?

-La provincia tiene un enorme patrimonio gastronómico que están poniendo en valor numerosas iniciativas. Yo empecé a trabajar en turismo gastronómico en el Valle del Guadalhorce. Allí llevan años desarrollando acciones potentísimas para fomentar el Guadalhorce como destino poniendo en valor productos como el tomate o la aceituna. Sabor a Málaga lleva trabajando varios años en la promoción conjunta de la despensa malagueña vinculada al sector hostelero. En la Axarquía se está trabajando con productos como la pasa, primer cultivo europeo considerado Patrimonio Agrícola Mundial... La agenda está llena cada fin de semana de eventos locales que ponen en valor platos y productos de la despensa malagueña, y desde el sector privado, cada vez son más las explotaciones agrícolas y ganaderas y empresas del sector alimentario que están encontrando un complemento a su renta con la organización de visitas turísticas a sus instalaciones.

- ¿Cuáles son los retos inmediatos?

-Es necesario generar un sentimiento de orgullo rural y de empoderamiento entre la gente de pueblo. Si a eso le añadimos formación y profesionalización para la creación de experiencias turísticas, el turismo gastronómico en Málaga crecerá exponencialmente.

Cicerones rurales

Información de cursos y programas:
661828557 o ciceronesrurales@gmail.com

- ¿Cuál es el proceso para ofrecer visitas a una instalación agraria y qué aportan?

-Algunos productores al principio son reacios a realizar visitas porque están desbordados con el trabajo del día a día. Pero estas acciones terminan repercutiendo positivamente en las explotaciones; son un modo de generar nuevos clientes, aportan venta directa en la propia explotación, dan visibilidad a la marca y generan confianza en el visitante. Además, aportan proyección a la explotación gracias a que cada vez más los visitantes comparten sus experiencias y las actividades que realizan a través de las redes sociales, convirtiéndose en prescriptores.

- Pero en Málaga hablamos de microempresas, ¿cómo pueden organizarse?

-Nosotros desde Cicerones Rurales ofrecemos una Red de Guías Locales. Un modo de ofrecer visitas sin desatender otras tareas es ofrecerlas un día o un horario concreto. La planificación en la gestión de cualquier empresa es fundamental. Otra opción que también proponemos es llegar a acuerdos con guías locales que puedan encargarse de realizar las visitas. Con esta opción las explotaciones agrarias pueden ser motores para el empleo en su entorno.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos