Extra Terra Mía

Terra Mía, la pizza napolitana patrimonio de la humanidad en Málaga

Antonio Taglialatela (derecha) junto a uno de los pizzaiolis napolitanos del restaurante./C.A.S.
Antonio Taglialatela (derecha) junto a uno de los pizzaiolis napolitanos del restaurante. / C.A.S.
El restaurante, ubicado en la céntrica calle Molina Lario, mantiene la tradición de esta pizza con denominación de origen declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO

Nápoles es una de las ciudades más apasionantes de Italia. Llena de rincones con encanto y con el Vesubio en el horizonte, esta villa es reconocida por su carácter pintoresco y por su gastronomía, sobre todo desde que el pasado 7 de diciembre la Unesco declarara tanto a las pizzas napolitanas como a los ‘pizzaioli’ o pizzeros que las elaboran, Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Su secreto es sencillo, respetar las costumbres y la tradición más allá de sus fronteras. A Málaga este legado cultural y gastronómico llegó hace ya cuatro años de la mano de Antonio Taglialatela y Luigi Salemme. Estos dos napolitanos provenientes del sector de la hostelería arribaron en la capital de la Costa del Sol atraídos por su calidad de vida, y decidieron hacer honor a su tradición gastronómica en su restaurante Terra Mía.

El éxito de esta genuina pizza se encuentra en la elaboración y fermentación de su masa.
El éxito de esta genuina pizza se encuentra en la elaboración y fermentación de su masa. / C.A.S.

Un éxito basado en la masa

Nacida como un alimento humilde con el que saciarse por poco dinero, la pizza napolitana es única por diferentes razones. Como explica Taglialatela: «Hay un millón de maneras de hacer pizza, pero solo una auténtica pizza napolitana: debe estar elaborada siempre con materia prima natural y de calidad; su masa se caracteriza por fermentar durante al menos 15 horas; ha de cocerse en un horno que alcance los 450 grados; y tener un diámetro de no más de 35 centímetros».

Esto se debe a que la forma tradicional de comer pizza en Nápoles es por la calle, por lo que la masa debe poder doblarse ‘a portafoglio’ sin quebrarse, es decir en cuatro, como una hoja de papel.

Además, en la más estricta tradición de la cocina napolitana se dan solo dos opciones para la salsa: Marinera, con tomate, ajo, orégano y aceite extra virgen de oliva; y Margarita, con tomate, mozzarella, albahaca y aceite extra virgen de oliva. También está la frita, oriunda de esta ciudad italiana y similar a un calzone.

Aunque en su carta pueden encontrarse una amplia variedad de propuestas en cuanto a ingredientes y combinaciones, en Terra Mía son extremadamente respetuosos con la tradición en su elaboración. «Nuestra masa tiene una fermentación de 20 horas, de este modo conseguimos que sea ligera y esponjosa», explica el propietario. Asimismo, todos los ingredientes se importan desde Nápoles, desde el tomate, a la mozzarella y el aceite de oliva, y cuentan con un horno de piedra volcánica que alcanza los 460 grados.

Por todo esto no es de extrañar que Terra Mía se proclamara ganadora del certamen Tutti Pizza, organizado por Málaga en la Mesa, el suplemento gastronómico de SUR y La Contadina. «Para nosotros este premio es un reconocimiento al esfuerzo y a la tradición de nuestra gastronomía. Estamos muy orgullosos y agradecidos, y nos sentimos muy queridos en la ciudad», apunta Taglialatela.

Más información:

Terra Mia, ristorante pizzería napoletana

Calle Molina Lario, 3, 29015 Málaga.

Teléfono: 952 22 66 20.

http://terramiamalaga.com

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos