La tentación del 'procrastibaking'

El 'procrastibaking' es una tendencia viral en las redes sociales. /
El 'procrastibaking' es una tendencia viral en las redes sociales.

Deja cualquier tarea importante que tengas prevista para hornear y compartir las fotos

MANU BALANZINOMálaga

Es la última tendencia 'foodie' que triunfa en redes sociales como Instagram o Pinterest, y se extiende por todo el mundo como una mancha de aceite. El 'procrastibaking' suma más de 30.000 publicaciones solo en Instagram, la exitosa red social que se nutre de las fotografías que suben los usuarios.

El término surge de la unión de 'procrastinate' (en español, procrastinar: diferir o aplazar una acción) y 'bake' (literalmente, hornear, y en el lenguaje coloquial, hacer panes o pasteles).

En definitiva, se trata de dejar de hacer una tarea necesaria pero algo aburrida y a la que se le ponen pocas ganas, y a cambio hornear alguna receta dulce, ya sean unos cupcakes, bizcochos, galletas, muffins, donuts, pasteles o postres, de todo se sube a la red.

Popular entre los jóvenes, este 'hashtag' prolifera de manera especialmente intensa y, como es de esperar, en las semanas previas a exámenes, pero también ante reuniones de trabajo, en fechas previas a convocatorias de oposiciones, etc.

Si la cocina aporta tranquilidad, reduciendo el estrés y la ansiedad, y proporciona satisfacción, ¿por qué no ponerse a cocinar en cualquier momento?

Aunque algunas de las fotos que se ven en las redes sean de hace unos años, la 'culpa' del boom del término la tiene el periódico estadounidense The New York Times, donde se publicó el pasado mes de mayo el artículo titulado 'Why work when you can procrastibake?' ('¿Por qué trabajar cuando puedes 'procrastihornear'?').

Procrastinar no es nada nuevo. Es bastante común aplazar para otro día las tareas más tediosas y desconectar mirando la televisión, escuchando música o dando un largo paseo. Pero la cocina dulce es perfecta para hacerlo, debido a que requiere concentración total para pesar todos los ingredientes y no fallar en la receta. Eso sí, un requisito indispensable de esta nueva tendencia es que hay que realizar la receta en cuestión con los ingredientes disponibles en la alacena y el frigorífico, no vale ir al supermercado a buscar más artículos.

Así que ya saben, si quieren sucumbir a la tentación, traten de tener a mano en el fondo de despensa algo de harina, azúcar, levadura y, por supuesto, el móvil. Imposible no experimentar el 'procrastibaking'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos