La taberna de Curro Castilla: Encuentro entre dos tradiciones

La taberna de Curro Castilla: Encuentro entre dos tradiciones
DANIEL MALDONADO

Cocina vasca y malagueña con productos de cercanía en una casa de comidas familiar dirigida por un chef joven

ESPERANZA PELÁEZ

José Francisco Salguero es un cocinero joven, poco amigo de ruidos y focos, enamorado de su oficio y fiel a una cocina tradicional donde la innovación se medita y se reserva sobre todo a las presentaciones. Suya es el alma de la cocina de La Taberna de Curro Castilla, el restaurante que abrió junto con sus padres, Curro y María, y sus hermanos Rafa y Dani, al regresar de un periplo de cuatro años por el País Vasco.

Allí se formó como profesional en la Escuela Aiala de Karlos Arguiñano en Zarauz, en cuyas cocinas trabajó durante un tiempo antes de incorporarse a otros restaurantes de la zona.

De vuelta en Málaga, decidió apostar por una fusión de la cocina que traía del norte con la herencia familiar del recetario malagueño de su madre y los productos de kilómetro cero, que representan el 80% de su despensa, para sustentar una carta donde conviven en buena armonía el gazpachuelo (que los viernes, cuando entra en el menú del día, llena el local, aunque también está en la carta), el pescaíto frito o el sorprendente arroz de zurrapa, con los bacalaos al pil pil o a la vizcaína, el txangurro gratinado, la merluza en salsa verde, los pimientos del piquillo rellenos, o los txipirones en su tinta ejecutados con el rigor de las abuelas vascas.

La cocina de José Francisco Salguero (en la imagen, con chaquetilla blanca, junto a su equipo), fusiona las cocinas vasca y malagueña con la consigna de dar el mejor tratamiento y el máximo protagonismo al producto.
La cocina de José Francisco Salguero (en la imagen, con chaquetilla blanca, junto a su equipo), fusiona las cocinas vasca y malagueña con la consigna de dar el mejor tratamiento y el máximo protagonismo al producto. / DANIEL MALDONADO

Aunque el local está a tiro de piedra del paseo marítimo Antonio Banderas o de los museos del antiguo edificio de La Tabacalera, no pierde el espíritu de barrio, y se cuidan desde los pintxos que se ofrecen con la bebida hasta bocaditos pensados para compartir, como la morcilla a la miel de caña con manzana, las croquetas caseras, de bacalao o de salchichón de Málaga y calabaza, o una amplia gama de ensaladas entre las que destaca la templada de txipirones, y de revueltos como el de ventresca con cebolla caramelizada y pimientos asados.

Entre los aperitivos, la mano maternal de María se deja ver en la ensaladilla rusa o en las frituras malagueñas, que se elaboran con harina de garbanzos y de arroz para permitir que las personas con intolerancia al gluten puedan pedirlas.

Datos

Dirección:
Avda. Sor Teresa Prat, 54
Teléfono:
952359219
Cierra:
Domingo por la noche.
Algunos platos:
Gazpachuelo: 5,50 €; Merluza en salsa verde: 12 €; Mollejas de chivo, patatas paja y huevo frito: 13,50 €

Salguero se mueve con comodidad en el terreno de los arroces. Además del citado de zurrapa, elabora uno ibérico con presa, sobrasada y jamón de bellota, un meloso de presa ibérica y hongos, y varios marineros, incluyendo el arroz negro de calamares y langostinos. Los amantes del producto disfrutarán también los platos de chivo lechal malagueño o el chuletón de Tudanca con pimientos del piquillo. Entre los postres brillan el arroz con leche caramelizado o la panacotta con mermelada de mango. Abren para el desayuno, y tienen menú del día (8,50 €) de martes a viernes.

Fotos

Vídeos