Ruta gastronómicaHuelva, producto y renovación

Ruta gastronómicaHuelva, producto y renovación

Descubriendo los sabores de la ciudad andaluza Capital Española de la Gastronomía 2017

E. PELÁEZ

Durante décadas, la actividad industrial del Polo Químico contaminó el entorno natural único donde se enclava Huelva, en la encrucijada de marismas de los ríos Tinto y Odiel, y la ciudad siguió su desarrollo ajena a la posibilidad de ser disfrutada por visitantes. Sin embargo, el esfuerzo de recuperación y un tesoro que ya conocían quienes la vivían o frecuentaban, su despensa, ha encontrado este año reconocimiento con la proclamación de Capital Española de la Gastronomía 2017. Huelva es producto. Regalos del Océano Atlántico como sus famosas coquinas, gambas blancas, chocos, lenguados y acedías, los atunes y sus salazones. Y joyas de la sierra como el jamón, los embutidos y las carnes de cerdo ibérico. Y cocina. Guisos como los chocos con habas, la raya en pimentón, las carrilladas en salsa, el pargo encebollado, el atún mechado, el pez espada en amarillo... Una inmensa tradición culinaria que una generación joven se afana en traer al siglo XXI. Si Xanty Elías y su restaurante Acánthum han hecho visible esta renovación con su estrella Michelin, el grupo de cocineros jóvenes que conforma el 'Equipo G' (que operan en locales como Taberna Guatiné, Puro Chup Chup, La Bohemia, Almenta y La Mirta), propone distintos encuentros culinarios donde brilla la creatividad desde el respeto a la tradición. Y por supuesto, los amantes de lo de siempre, tienen su hueco en una ciudad amante del tapeo (en cualquier bar del centro histórico la oferta convence) y de la comida franca. En cocina tradicional, El Portichuelo o el Azabache son dos de los pesos pesados de una ciudad donde las visitas gastronómicas tienen que empezar por el Mercado del Carmen, la plaza de abastos de toda la vida, una fiesta.

Fotos

Vídeos