Ruta gastronómica. Sin estrella pero con sello Michelin

Ruta gastronómica. Sin estrella pero con sello Michelin

Bib Gourmand, «buenas mesas a menos de 35 euros»

MARINA MARTÍNEZ

Si le preguntan qué es un Bib Gourmand quizás le suene a chino. En realidad, suena a francés. Porque es un ‘invento’ de la Guía Michelin, que no sólo vive de estrellas. También en la prestigiosa publicación de las tapas rojas hay otros restaurantes reconocidos. No con el codiciado brillo, pero sí con una distinción que reconoce las ‘buenas mesas a menos de 35 euros’ –hay quien cuestiona el precio, pero Michelin reitera que se refiere a una entrada, plato principal y postre–. Se les conoce como Bib Gourmand a partir de 1997. Antes (desde 1954) eran simplemente ‘buenas comidas a precios moderados’. Simplemente entre comillas, porque «no es fácil seleccionar este tipo de restaurantes, con tan buena relación calidad-precio». Así lo advierte la directora comercial de la guía, la malagueña Mayte Carreño, decidida a impulsar este tipo de distinciones en España, donde no son tan valoradas como en el país galo. Para ello, desde el pasado año, Michelin organiza una gala de entrega de Bib Gourmand por comunidades. La primera, en junio de 2016, se realizó precisamente en Málaga, en el Muelle Uno. Allí se concedieron las chaquetillas que acreditaban la calificación de los restaurantes andaluces. Este año ha sido Granada la elegida.

«Aquí hay un gran desconocimiento en torno a este galardón, queremos transmitir su importancia porque es de los que nos resultan más complejos de otorgar», destacaba Carreño durante el acto de entrega de galardones a los 29 Bib Gourmand de Andalucía. Entre ellos, dos de Málaga: Figón de Juan y BiBo. Tras el cierre de Café de París y Girol, se quedan como únicos representantes en esta edición que cuenta con guía propia. En ella lleva cerca de dos décadas Figón de Juan. La clave, apostar por la calidad. Esa es la máxima de su fundador, Juan Ramírez, que confía en el mercado a diario. A sus 73 años, ya ha dado relevo a su hijo Juanma. «Nunca podré irme del todo, esta es mi vida», reconoce al mismo tiempo que recuerda los buenos y malos momentos por los que ha atravesado el restaurante. La balanza, siempre a favor. Y ahí la guía Michelin cuenta, y mucho. Asegura que buena parte de los clientes que llegan de fuera de Málaga, los buscan atraídos por la recomendación. Y ahí se mantiene desde hace 28 años. Hoy, único Bib Gourmand en la capital malagueña. Aunque Juan reconoce que entre los malagueños no es un reconocimiento extendido.

Así lo constata también Dani García, alma mater de BiBo. Aunque el marbellí también es consciente de que su sello ya es un valor añadido. Eso sí, quien mueve los hilos como jefe de cocina en BiBo es Antonio Ruiz. De hecho, fue él quien recogió la distinción hace unos días en Granada. La idea de Michelin era que el acto sirviera de homenaje a todos esos restaurantes que, aunque carecen de estrella, también tienen su espacio en la guía. Seguro que más de uno le suena. Casa Bigote, El Envero o Manolo Mayo, por ejemplo. Sólo hay que descubrir el resto.

Fotos

Vídeos