Richard Alcayde, un 'top chef' sobre ruedas

Richard Alcayde y Jordi Bataller, junto a su foodtruck /
Richard Alcayde y Jordi Bataller, junto a su foodtruck

El cocinero malagueño estrena foodtruck como aperitivo de la escuela que abrirá en noviembre junto a Jordi Bataller

Marina Martínez
MARINA MARTÍNEZ

“¡Queremos albóndigas!”, le gritaban. Parecía tener un 'deja vu'. Como en aquella prueba de 'Top Chef' en el circuito del Jarama. También con moteros. Pero esta vez era en Torremolinos. En la concentración celebrada a mediados de mes. Allí volvió a escuchar Richard Alcayde el grito de guerra. En este caso con su dosis de guasa. Porque precisamente albóndigas no había en la carta. Eso sí, bocadillos y hamburguesas tenían para elegir en la barra de esa foodtruck que el 'extopchef' malagueño ha echado a andar con su colega Jordi Bataller. Tras unos días de calentamiento en la Feria de Torremolinos el pasado mes de septiembre, dieron el salto ante las cerca de 15.000 personas que se dieron cita en la concentración motera de la localidad costasoleña. Es el aperitivo de la escuela que ambos pondrán en marcha a partir de noviembre bajo el nombre de La Kocina Gastrolab, el mismo con el que han bautizado la foodtruck.

Ya van sobre ruedas. Si ven una furgoneta con ese cartel son ellos. “La idea es llegar a la gente con una cocina divertida, canalla”, advierte Richard Alcayde sobre esta apuesta entre la que se incluyen desde bocadillos de costilla y kimchi o pollo con 19 especias hasta hamburguesas de angus con pan de El Colmenero. Una pantalla con vídeos sobre el mundo gastronómico y recuerdos de 'Top Chef' aliñan esta oferta que se exportará a la concentración motera Pingüinos de Valladolid y que podrán catar también los aficionados del Málaga CF en los partidos que juegue en La Rosaleda.

Muchos planes por delante para esta iniciativa que en realidad nace como “cocina móvil” de lo que será la escuela que Alcayde y Bataller capitanearán a partir de noviembre bajo el mismo nombre en Benalmádena. Será su “centro de operaciones”. Allí ofrecerán tanto clases para todos los niveles como cursos específicos y experiencias gastronómicas. Su intención es acercar la gastronomía a más o menos 'cocinillas', a más o menos mayores, a más o menos profesionales. Ya anda planificando las clases sin perder de vista la cocina de Coco Bambú ni la de Montana, cuya carta asesora. Non stop. Esa es su filosofía.

Fotos

Vídeos