Papas Fritas & Huevos, una cocina tremendamente popular

Papas Fritas & Huevos, una cocina tremendamente popular
SUR

Tentadores y sensuales los huevos fritos de esta casa

ENRIQUE BELLVER

Desde hace 14 años, Fernando Arrabal, acompañado de su hijo Fernando, regenta este insólito restaurante, donde prácticamente toda la cocina gira alrededor de los huevos y las patatas fritas, incluido el propio nombre del establecimiento. Lo que hay que valorar más a la hora de puntuar esta casa es el esfuerzo humano de quienes trabajan aquí, ya que desde las seis de la mañana están ofreciendo como desayuno este plato inmemorial de la cocina española y no paran hasta que el sol se oculta y llega la noche. Muchas horas y muchos cubiertos al día, entre 300 y 500 comensales, lo que permite ofrecer unos precios al alcance de todos los bolsillos.

PAPAS FRITAS & HUEVOS

Alhaurín de la Torre
Dirección Crianza, 18 . Teléfono 952 416 546
Horario
De 06.00 h a 23.00 h. Cierra: Ningún día
Precios
Papas y huevos, 5€. Plato de los Montes: 10€. Berenjenas: 6€.
Valoración
Cocina 6,5. Sala: 6,5. Carta Vinos: 6. Calificación: 6,5/10

Aquí no vamos a descubrir un producto gastronómico que no hayamos comido muchas veces en nuestras casas. La cocina de Papas Fritas & Huevos es esa misma cocina que nuestras madres nos han preparado infinidad de veces, siendo la única excepción un plato que está poniéndose de moda en toda españa y que proviene de Asturias, el cachopo. El resto de la carta incluye, repito, lo que hemos comido muchas veces en casa: ensaladilla rusa, migas, rabo de toro, carne mechada, albóndigas, lágrimas de pollo, rosada frita y flamenquines. Aunque, eso sí, todo puede acompañarse de patatas y huevos si se desea.

Nos parecerá sencillo, pero sólo hay una forma de prepararlos y una manera de servirlos para que el comerlos se convierta en un placer. A mí personalmente me entusiasman los huevos fritos en cualquier momento del día, desde el desayuno hasta media mañana o por la noche.

Tentadores y sensuales, un par de huevos fritos con patatas no dejan de ser uno de los platos más suculentos y coloristas de la cocina popular española.

Desgraciadamente en pocos lugares los preparan como mandan los cánones para que sean eso, un manjar al paladar. En esta casa saben hacerlos, con abundante aceite de oliva, crujiente y con puntillitas y con la yema jugosa. Basta con echarles una ojeada para saber si están perfectos. Pues es fácil pasar de manjar a poco apetitosos. Rotos, desinflados, quemados o recocidos por efecto de rayos infrarrojos. Aquí se fríen al momento y llegan en perfecto estado de revista a la mesa acompañados de patatas frescas cortadas a máquina y que normalmente se fríen cuando se ha efectuado la comanda. Una de las primeras reglas es que los huevos estén muy frescos, pues esto hace que se abuñolen rápidamente y que la clara se encoja protegiendo la yema que se queda tierna y líquida. No hay otro secreto. Frescura, temperatura ambiente, buen aceite y una temperatura del mismo óptima para que el huevo se fría casi al instante. Pero, ¡ojo!, en esta casa hay que pedir por lo menos un par. Un huevo solo es como un novio sin amor. Los huevos deben cocinarse y comerse de dos en dos acompañados con diversas guarniciones en un juego de contrastes. Fernando se enorgullece de que su famoso plato puede aderezarse a la carta añadiendo por solo un euro desde un filete de lomo a unos pimientos. La sencillez, la abundancia de las raciones y la bondad de sus precios son los que hacen que esta casa rebose de una clientela fiel cualquier día de la semana. Servicio y carta de vinos en consonancia con la oferta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos