Castaño Oscuro, un nuevo camino lleno de contrastes

En sus platos está muy presente Sudamérica pero también hay mucho mediterráneo

Carlos Rodríguez y su pareja Daniela Efros
Carlos Rodríguez y su pareja Daniela Efros / Daniel Maldonado
Marina Martínez
MARINA MARTÍNEZ

Quería crecer Carlos Rodríguez. Aportar algo más a la oferta culinaria malagueña. Pero de forma independiente. Con su sello. Y ahí lleva desde marzo, en la calle Cerezuela, 1. Haciendo camino con su pareja, Daniela Efros. Juntos han puesto en marcha Castaño Oscuro, o lo que es lo mismo, una alternativa al tapeo pero yendo más allá, dándole un toque creativo y hasta internacional. Todo sin que el bolsillo se resienta demasiado. Unos 15 euros de precio medio no está mal para compartir mesa con los amigos, en familia o en la hora intermedia del trabajo.

En detalle

Dirección:
C/ Cerezuela, 1.
Teléfono:
951 541 222.
Para no perderse:
Ceviche de vieiras y canelones de pato, foie y setas.
Precios:
Menú diario: 9 euros y precio medio:15 euros.
No te pierdas:
Carlos Rodríguez cambia la cocina del costero Pez Tomillo por la del céntrico Castaño Oscuro, el proyecto personal que emprende junto a su pareja, Daniela Efros, con una filosofía clara: ofrecer cocina de calidad a un precio asequible. Entre sus platos estrella se encuentran los canelones de pato y el ceviche de vieiras.

Precisamente, para aquellos que buscan cocina casera y asequible para esos mediodías han ideado el menú diario (9 euros) con propuestas tradicionales como el gazpacho, la caballa asada con verdura o las patatas bravas. A menudo con guiños a la carta, como esa ensaladilla rusa que nunca puede faltarles o el taco de pollo, de nuevo con ese aire internacional que le gusta imprimir a sus platos Rodríguez.

En la imagen superior, detalles del establecimiento. Abajo, dos propuestas de la carta / Daniel Maldonado

En ellos está muy presente Sudamérica pero también hay mucho mediterráneo. Ahí están, por ejemplo, el ceviche de vieiras –uno de sus platos estrella– o los niguiris de causa limeña con pulpo. Pero también las croquetas de puchero, el salmorejo con parmesano o el arroz meloso con trompetas de la muerte y queso de cabra. Apuesta por los contrastes este cocinero de 29 años con un amplio bagaje a sus espaldas en el que destacan trabajos como su paso por Tragabuches o Bocairent. De todo bebe Carlos Rodríguez. También de Pez Tomillo (Pedregalejo), restaurante del que es socio y en cuya cocina se ha curtido en los últimos años. En Castaño Oscuro continúa esa filosofía de las tapas y la cocina para compartir. Pero con un paso más. Este es su proyecto. Y sabe que no es lo mismo el Centro que la playa. Tampoco el tipo de clientes. Por eso quiere seguir afinando la carta. Cuidando los detalles. Seguir creciendo. De ahí que ya esté dando vueltas a platos nuevos, especialmente para ampliar la carta de tapas y la de desayunos.

Fotos

Vídeos