El Caleño: el retorno de un referente

El Caleño: el retorno de un referente
D. Maldonado

Esperanza Peláez
ESPERANZA PELÁEZ

Rafael Alcaide, ‘Chico’, se había quedado con la pena de que El Caleño, uno de los restaurantes de pescado más afamados de la playa de Pedregalejo, echara la persiana a un año de cumplir los 30. Tanto, que menos de un año después del cierre, de la mano de Loli, su mujer y jefa de cocina del local desde sus inicios, el hostelero ha reconsiderado su decisión y en los toldos blancos del local vuelve a lucir, como un reclamo, el nombre del clásico.

En un paseo marítimo que iba perdiendo muchos de sus referentes de cocina de pescado malagueña en favor de propuestas más globales e informales (cafeterías, sitios de bocadillos, pizzas o ensaladas, bares de copas), el regreso de un referente como El Caleño se ha agradecido. «La verdad es que no esperábamos una respuesta tan entusiasta del público», dice Chico, «pero después de un tiempo de reflexión, hemos decidido volver a hacer lo que mejor sabemos».

A pesar de que su propuesta se centra en pescados, mariscos y arroces, en su nueva etapa El Caleño ha querido rendir homenaje a la sopa malagueña más celebrada, el gazpachuelo (foto a la derecha), incluyéndolo en la carta como plato del día de los martes. / D. Maldonado

Y lo que mejor saben es buscar, preparar y servir pescado y marisco fresco. «Como siempre, yo me ocupo personalmente de ir al Mercado Central cada mañana, a mis proveedores de toda la vida, y Loli manda en la cocina». Frituras (boquerones, calamares y calamaritos, adobo, salmonetes, jureles, pescadilla, rape...), conchas finas, almejas y coquinas de Málaga, pescados grandes para la plancha, el horno o la sal, crustáceos (gambas cocidas o a la plancha, cigalas, quisquillas y otras delicias que traigan los barcos) y tres tipos de arroces: su clásica paella de mariscos, y los caldosos de bogavante o carabineros.

Donde el nuevo Caleño se ha abierto a la variedad es en los entrantes, que ahora incluyen propuestas como la ensaladilla rusa, la ensalada malagueña, la pipirrana de marisco o las croquetas caseras de puchero. Y otra novedad que hará las delicias de los amantes de la más popular de las sopas malagueñas es que los martes Loli elabora su gazpachuelo de pescado como plato del día, con taquitos de rosada y gambas. En la oferta de cocina marinera, sin embargo, aún se harán esperar los espetos de sardinas, otro punto fuerte de la casa. «Para marzo del año que viene empezaremos a espetar de nuevo», anuncia Chico.

Para el capítulo de postres, El Caleño sigue fiel a los helados de Lauri, la heladería artesana de Pedregalejo con la que ha venido trabajando toda la vida, y a las milhojas de Ignacio Mira.

En la bodega, consagrada al tipo de vinos que mejor acompañan al pescado, se van haciendo hueco referencias de vinos de Málaga, rosados y espumosos, y también tintos, «porque la clientela cada vez los demanda más», señala Chico. Una clientela entre la que la noticia del regreso cunde, porque los referentes son necesarios.

Dirección
Paseo Marítimo El Pedregal, 49, Pedregalejo
Teléfono
952 290 006
Cierra

Fotos

Vídeos