La cafetería La Bella Julieta ocupa el antiguo local de Discos Candilejas en el Centro de Málaga

La cafetería ya ha abierto sus puertas en la calle Santa Lucía, 9./FRAN ACEVEDO
La cafetería ya ha abierto sus puertas en la calle Santa Lucía, 9. / FRAN ACEVEDO

La empresa nacida en Alcaucín elije la céntrica calle Santa Lucía para inaugurar su cuarto negocio en la provincia

Juan Soto
JUAN SOTOMálaga

En la calle Santa Lucía número 9 ya no venden discos ni se pueden encontrar los LP más insólitos del panorama nacional. Ahora huele a café y a pasteles recién horneados. La cafetería malagueña La Bella Julieta ha ocupado el local donde se encontraba la mítica tienda Discos Candilejas, que cerró sus puertas a finales de 2016 por la extinción de los contratos de renta antigua.

Sobre desayunos

La apertura del nuevo negocio supone la expansión de un pequeño obrador nacido en Alcaucín y que ya cuenta con cuatro negocios en la provincia: uno en la calle San Martín de Puerta del Mar y tres en la provincia (en Puerta del Mar, en el Museo Picasso y el que acaba de abrir sus puertas).

Eva Mostazo y Carlos Pérez, sus propietarios, explican que la apertura en la calle Santa Lucía fue algo casual, ya que iban buscando una nueva ubicación en el Centro y se encontraron con este local. «Nos vino muy bien por tamaño y por ubicación y nos dejamos llevar», confiesa ella. Es más, en un primer momento no sabían ni la historia que se escondía entre sus paredes. «No sabíamos que era Candilejas, pero desde que comenzamos las obras muchas personas han venido a interesarse por eso», agradece.

En el nuevo negocio –en donde cuidan la estética y la carta como en el resto de establecimientos– trabajan 10 personas. Eva Mostazo confía en que el negocio funcione bien porque no hay nada parecido en la zona y porque los clientes de la capital son muy agradecidos con todas las cosas que ellos hacen. «Hemos tenido mucha suerte porque los clientes nos han tratado muy bien desde el primer día», dice.

Y por ello tampoco descarta seguir creciendo en el futuro. Aunque de momento no tienen ningún proyecto en mente, este matrimonio asegura ser muy impulsivo y aprovechar las oportunidades que se le presentan.

El cambio de Candilejas

Como ya informó este periódico, Discos Candilejas resucitó unos meses después de su cierre y se instaló en uno de los locales habilitados en una promoción de viviendas protegidas del Ayuntamiento en la plaza de Eugenio Chicano, que comunica las calles Muro de las Catalinas y Andrés Pérez, junto a Nosquera. Este espacio para negocios especiales y de artesanía, que la empresa municipal Promálaga gestiona bajo la marcha de La Brecha. Su propietario, Francisco José Gil Romero, es uno de los empleados de Candilejas que, según apuntó a este periódico, cuenta con su fundador, José Antonio Castañeda, para utilizar la «misma marca» en este otro espacio del casco antiguo. La relación de Fran Gil con Candilejas se inició en los años ochenta como cliente en su anterior ubicación, en la calle Dos Aceras. En el año 1990, empezó a trabajar en el negocio de Santa Lucía y así hasta su reciente cierre. «Me daba mucha pena que se perdiera la marca, así que he apostado por recuperarla de algún modo en este espacio de La Brecha, aunque con algunos cambios», explicó Gil.

 

Fotos

Vídeos