Café Central inaugura en La Malagueta un nuevo concepto de cafetería

Café Central inaugura en La Malagueta un nuevo concepto de cafetería
MIGUE FERNÁNDEZ

La familia Prado amplía su negocio más allá del Centro Histórico y abre un local que mantiene la armonía entre lo tradicional y lo moderno

ELENA CABEZA

Con aires parisinos, a caballo entre lo tradicional y lo vanguardista, Central Malagueta ha abierto sus puertas para acoger a todo el que ponga un pie en la zona este de la ciudad. Ignacio Prado, propietario junto con su hermano Rafael de esta reinvención del Café Central, nos recibe con una degustación de sus platos estrellas. Pan brioche de naranja con ternera asada, cebolla y salsa chedar, acompañado de una sidra de frutos rojos; o una ensalada de pollo al moscatel con mayonesa al moscatel y vermut de Jerez, son dos de sus platos favoritos, que los clientes podrán disfrutar a partir de ahora en horario ininterrumpido.

La familia Prado, propietaria del histórico Café Central, adquirió hace unos meses la cafetería Horizonte de La Malagueta, en calle Cervantes, donde ahora se ubica su nuevo local, que han pasado a dirigir los hijos del actual responsable de la empresa. Así, además de estrenar negocio, el Central da un salto generacional que trae consigo varios cambios e innovaciones, pero manteniendo siempre su esencia y su particular forma de servir los cafés. «Tenemos un aire más moderno, serviremos comida entre horas y hemos elaborado una carta de bocadillos gourmet bastante especiales, además de cócteles y cubatas premium, aunque siempre sin perder nuestros desayunos y nuestros cafés especiales» afirma Ignacio Prado.

MIGUE FERNÁNDEZ

A pesar de que en un primer momento pensaron mantener el nombre de la anterior cafetería y llamarlo Central Horizonte, finalmente los hermanos Prado se han decantado por Central Malagueta para no perder el concepto del Central y hacer referencia a la zona en la que se ubica, que para ellos es «vacaciones en vida», ya que la brisa del mar, el paso de los turistas y los clientes locales se entremezclan creando un ambiente único y peculiar. Aun así, sí que han mantenido en la carta aquellos platos característicos del Horizonte con los que también se definen, como la ensaladilla rusa o el cordero de los domingos.

Así, y tras unos meses de reformas, el Café Central ya ha conseguido ampliar su negocio más allá de los límites del Centro Histórico. Un nuevo local con la esencia de lo tradicional, pero con vista de futuro, en el que el terciopelo verde de sus sillones se mezcla con el toldo típico parisino o la tradicional barra de madera que invoca al pasado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos