Boca Llena, la cocina dinámica del exmalaguista Weligton

Boca Llena, la cocina dinámica del exmalaguista Weligton

Su estética y decoración contribuyen al triunfo de este restaurante

Enrique Bellver
ENRIQUE BELLVER

Teatinos está marcando tendencias como barrio gastronómico. Cada vez son más los restaurantes que de una u otra manera se desmarcan de las franquicias e irrumpen en el panorama culinario con nuevas líneas de cocina. En este barrio, a diferencia de lo que está ocurriendo en otras zonas de nuestra capital, los restaurantes franquiciados tienen que competir con otros establecimientos donde la cocina tradicional en versión más fresca y actual impera y acapara los gustos de una clientela diversa, joven y con ganas de divertirse a través de la cocina. Precisamente uno de esos restaurantes frescos, divertidos y que marcan un estilo a la hora de comer es Boca Llena.

La funcionalidad en madera domina en la decoración de este local; sillas y mesas muy cómodas, estilos opuestos según la zona donde se ubiquen y un comedor privado realzan los tres estilos decorativos que nos vamos a encontrar en este restaurante. Su decoración y estética conforman la cocina de esta casa, aunque la calidad del producto y la abundancia de las raciones, junto con la simpatía y amabilidad de sus propietarios, Rafael y Alberto Sánchez y el exfutbolista del Málaga C. F. Welligton, son las razones fundamentales por las que este restaurante cuelga el cartel de completo casi todos los días.

BOCA LLENA
Avda. Parménides, 10 . Teléfono 951 572 286 Web bocallena.es Cierra el lunes. Cocina tradicional renovada
VALORACIÓN
Cocina 8. Sala 8. Carta Vinos 7. Calificación 8/10

Una cabeza de mono es la imagen del negocio y su carta gira en torno a esta figura. Para abrir boca y compartir están las monerías, apartado donde nos vamos a encontrar desde un tartar de atún rojo con ajoblanco de piña, de cortes gruesos y jugosos, hasta unas albóndigas de rabo de toro con parmentier de patata trufada muy contundente de aroma y sabor, pasando por unas vieiras con timbal de setas y alioli que no me acabaron de convencer por su predominante sabor a ajo por encima del resto de los ingredientes. Siguiendo con el apartado de los monos, está el de las ensaladas o jardín de los monos, el de los arroces, llamado aquí 'con mono de arroz' o el de pescados( mono al agua). Precisamente me gustó el bacalao al pil-pil cubierto con un crujiente de calamar en su tinta por su suavidad y presentación. No obstante en esta casa hay que probar su particular ensaladilla rusa, pues se emulsiona la mahonesa con un fino puré de patatas, guisantes y zanahorias y adornada por encima con granos de granada, lo que la hace diferente de otras ensaladillas. El último capítulo de la carta está dedicado a las carnes y se llama 'leña al mono'. Si hay que escoger entre la pluma, la carrillera ibérica, la hamburguesa, los cortes de carne roja, me quedo con estos últimos por la buena infiltración de grasa que presentan y una técnica novedosa en su maduración que evitan buena parte de las mermas que estas carnes tienen en ese periodo. Tanto el solomillo como el entrecot de la raza simmental que ofertan están muy bien tratados en la parrilla y a precios bastante sensatos. La carta de vinos mantiene esa buena relación de precios normales que encontramos en la carta de cocina.

Boca Llena triunfa en Teatinos por muchos motivos, siendo uno de ellos su personal, muy correcto, joven y con ganas de agradar al cliente, unido a una cocina dinámica y algo 'kanalla' que conquista paladares.

 

Fotos

Vídeos