Restaurante Beluga: Gastronomía en la plaza de las Flores

En la imagen de la izquierda, en primer término, Andrea Martos y Diego René López Andújar con su joven equipo, que se ha propuesto consolidar un restaurante con cocina mediterránea de calidad en un espacio como la plaza de las Flores./DANIEL MALDONADO
En la imagen de la izquierda, en primer término, Andrea Martos y Diego René López Andújar con su joven equipo, que se ha propuesto consolidar un restaurante con cocina mediterránea de calidad en un espacio como la plaza de las Flores. / DANIEL MALDONADO

Capitaneado por el joven chef Diego René López Andújar, Beluga ofrece una cocina sensual y sólida basada en la tradición mediterránea

Esperanza Peláez
ESPERANZA PELÁEZ

De origen alicantino, Diego René López Andújar es un cocinero joven, enamorado del oficio y curtido en cocinas diversas, desde las de Martín Berasategui, donde fue jefe de partida, hasta las del restaurante marinero que su padre regentaba en la diminuta isla de Tabarca, frente a Santa Pola, donde verano a verano absorbió los secretos de la cocina de los arroces y de los pescados. En Málaga, tras dejar huella en restaurantes como Pez Tomillo o Boca Llena, se ha puesto al frente de Beluga con la intención de situar la plaza de las Flores en el mapa de la gastronomía malagueña.

Igual que la mayoría de locales de la plaza, Beluga en tanto que espacio físico se expande hacia el exterior en una extensa terraza que, hasta ahora, como las de alrededor, había atraído al público local más para el desayuno o las cañas que para el almuerzo o la cena. López Andújar ha decidido cambiar el concepto e incorporar, además, un pequeño reservado interior destinado a quienes deseen tranquilidad o concentrar la atención en la comida. En ambos espacios se ofrece a mediodía y con una buena relación calidad-precio una carta de arroces excelentes, desde el negro, que se sirve con rabas de calamar fritas, el arroz a banda o un soberbio caldero marinero, hasta, para quienes lo prefieren, arroces cárnicos como el de pato con calabaza y foie.

Y, por supuesto, fideuás. Una seña de identidad de la cocina de López Andújar es el dominio de las bases de la cocina tradicional. Caldos, sofritos y cocciones lentas para concentrar el sabor hacen que los guisos, a veces sacados de contexto para convertirlos en salsas de elaboraciones más actuales (como en el tartar de gamba blanca en su caldereta), sean la estrella indiscutible de la carta. Son memorables también sus croquetas. Las de calamar en su tinta las sirve con un toque de alioli de ajo negro y ralladura de limón que las elevan a un bocado lleno de capas de sabor. Sin embargo, el chef no renuncia a grandes favoritos del público como la ensaladilla rusa, con un toque original pero no su mejor baza, o el tartar de atún rojo, al que él aporta un toque de textura añadiendo arroz frito salvaje, aparte de utilizar un atún de mucha calidad y cortado en tacos más gruesos de lo habitual para permitir disfrutar su carne.

López Andújar lleva unos meses en Beluga, donde lo acompaña, al frente de la sala, su pareja, Andrea Martos, tan implicada en el proyecto como él. Ambos son conscientes de que quedan aspectos por trabajar, entre ellos la bodega y una mayor definición de la carta, pero por lo pronto han conseguido dotar a la plaza de las Flores de un interés gastronómico que le viene muy bien al Centro, y por supuesto reforzar la oferta de buenos arroces en la ciudad.

Los datos

Dirección
Pza. de las Flores, 3
Teléfono
952214253
Horario
No cierra
Precio
Croquetas: 10 € / Arroz con pato y foie: 20 € / Vieiras con crema de boletus y gratin de alioli de miel: 18 €

Temas

Málaga