Coco Bambú: Regreso a Torremolinos

Coco Bambú: Regreso a Torremolinos
SUR

Un año de proyectos y novedades en torno a la cocina

Enrique Bellver
ENRIQUE BELLVER

Richard Alcaide ha vuelto a Torremolinos. Muy cerca, en Mar de Alborán de Benalmádena, es donde empezó a interesarse por la cocina con poco más de dieciséis años; luego, ya en Torremolinos diseñó la carta y todo lo que se cocía en las cocinas Matahambre y Med. Pero en vez de a la tercera va la vencida, en la segunda ocasión fue elegido para participar en un programa concurso de televisión, 'Top Chef'. En estos concursos lo que más se valora por parte de los responsables de televisión es el carácter mediático y de enganche en la cámara que tenga el concursante, muy por encima de sus conocimientos culinarios. En estos, Richard ha ganado por partida doble, pues es uno de nuestros mejores cocineros malagueños y además sabe hablarle a la cámara. Todo ha confluido para que este 2017 sea el año de los proyectos.

Dirige Coco Bambú y asesora a otro restaurantes muy característico de nuestra capital, Montana. Ambos, eso sí, tienen estilos y cocinas distintas. Para empezar, Richard en Coco Bambú ha diseñado una cocina joven, divertida, desenfadada y que guste a casi todo tipo de público que frecuenta la playa de El Bajondillo. Es una cocina que se basa en la fusión de diversas e, incluso, dispares culturas alimentarias, aunque Málaga y muchos de nuestros platos más cercanos y emblemáticos no faltan en la carta. Ahí está para no olvidarla una vez se prueba su ensaladilla rusa, hecha la mayonesa con aceite picual que siempre suele dar un punto amargo final que aquí no se nota. Es, por lo menos para mí, de las cinco mejores ensaladillas que nos podemos tomar en Málaga y provincia. También en la carta no falta nunca la presa ibérica a la brasa, el malagueño arroz de mejillones, sepia y gambas o cualquiera de sus sopas frías o templadas que tanto dieron que hablar en el show televisivo. Por el contrario, otro plato malagueño, las croquetas de gambas al pil-pil resultaban demasiado apelmazadas y faltas de jugosidad.

Recomendados

Calamar frito al estilo japo
Es una fritura diferente, primero se cocina al vacío con salsa de ostras y después se fríe. El resultado un calamar de textura muy suave y con mucho sabor a mar.
Arroz de boletus y manitas de cerdo
Soy un entusiasta de los arroces, pero este meloso, que no caldoso, a base de boletus y manitas de cerdo, está soberbio. La gelatina de las manitas envuelve la textura del boletus a la vez que suaviza el punto del arroz.

Coco Bambú es mucho más, es cocina de fusión bien hecha, pensada y, por supuesto, muy probada antes de salir a la mesa cada uno de los platos. En los fogones junto a él se encuentran Diana Tadjal y Roberto Nieves, siendo la sala responsabilidad de Javier Castro. Me gustó el guacamole casero con hojas de chile, torta de maíz y yuca o ese maravilloso contraste de sabores marinos que aparecen en la ensalada de algas con atún marinado y un chutney de cebolla roja. Dentro de esas elaboraciones de fusión, la cocina de esta casa peca en exceso de toques asiáticos, quizá la línea peruana realce más y mejor lo que Richard encierra en su particular forma de cocinar. Aún así, el calamar frito al estilo japo es un plato que no hay que perderse.

El nuevo restaurante a pie de playa de Alcaide tiene estilo, modernidad y es de lo más divertido que nos vamos a encontrar si lo que andamos buscando es una cocina de calidad. Además, nos recuerda que se puede comer bien por un precio más que razonable (30&euro). Lástima que algunos prescriptores y yuppies culinarios que solo vienen 15 días a la Costa del Sol no visiten nada más que restaurantes de 100&euro en adelante y encima digan que son los «recomendables de la zona». Coco Bambú es precisamente una de esas excepciones que justifican un viaje a Torremolinos.

Dirección
Pje. del Bajondillo
Teléfono
951531601
Web
www.cocobambu.com
Cierra
Ningún día

Fotos

Vídeos