Seis recetas irresistibles (y fáciles) para hacer helados en casa

Conseguir la consistencia y textura cremosa es el principal reto. Pero puede conseguirse incluso sin tener heladera.¡Atrévete a probar y sorprende a amigos y familiares!

Seis recetas irresistibles (y fáciles) para hacer helados en casa
Almudena Nogués
ALMUDENA NOGUÉSMálaga

¿Harto de los que presumen sin parar de sus helados caseros? ¡Pues hacerlos es mucho más fácil de lo que la mayoría de la gente se cree! Solo hay que echarle ganas y atraverse a probar. Los ingredientes de las principales recetas son muy de andar por casa -se pueden adquirir en cualquier supermercado- y la preparación (siguiendo el paso a paso al pie de la letra) es de nivel principiante. ¡Y no vale la excusa de no tener heladera! Si bien es cierto que con este pequeño electrodoméstico la elaboración es menos tediosa, con unos sencillos consejos se puede lograr una buena consistencia y una textura cremosa.

¿Las principales recomendaciones? No intentar reducir la cantidad de azúcar de la receta (pues cuanto mayor sea su proporción en el helado más cremoso saldrá, dado que ayuda a evitar la cristalización). La nata, mantequilla o los yogures hechos con leche entera también contribuyen a dar consistencia. Otro buen truco es montar la nata sin que quede muy dura, ya que le dará a tu helado una textura y cremosidad especial. Lo mismo ocurre con la azúcar invertida, otro aliado a tener en cuenta. El alcohol también actúa como un anticongelante natural por lo que si no lo van a consumir los niños un chorreón de licor le irá genial al resultado. Eso sí, hay que añadirlo al final del proceso.

Una vez preparada la receta hay que dejarla congelar una hora más o menos y, antes de que cristalice, sacarla y batir enérgicamente a mano o con varillas para romper los cristales de hielo

Una vez preparada la receta hay que dejarla congelar una hora más o menos y, antes de que cristalice, sacarla y batir enérgicamente a mano o con varillas para romper los cristales de hielo

Para que te atrevas a experimentar, te damos seis recetas básicas (con una variante de polo), de esas de 'fondo de alacena', para sorprender a amigos y familiares este verano. Si tienes hijos, además, no solo le encantarán sino que además lograrás una atractiva alternativa para que coman fruta estas vacaciones.

Si dispones de heladera sólo debes tener en cuenta que la mezcla de helado debe estar muy fría antes de ponerla en la máquina. Para ello es aconsejable meter la crema en la nevera una media hora por lo menos. Luego simplemente tienes que seguir las instrucciones del fabricante. Sino tienes heladera una vez preparada la receta la debemos meter la crema en el congelador en un recipiente hermético para evitar que coja olores. Déjalo una hora más o menos, y antes de que cristalice sácalo del congelador y bátelo enérgicamente, a mano o con varillas, para romper los cristales de hielo y hacer un helado cremoso. Vuelve a meterlo en el congelador y repite este proceso varias veces. El proceso es más lento y pesado pero con paciencia y constancia se consigue el mismo efecto. ¡Toma nota! y ¡Manos a la masa!

  • 1

Helado de yogur con lacasitos. Esta receta encantará a los más pequeños de la casa (y no tan pequeños) y a los amantes de los lacasitos. En solo unos minutos puedes tener prepara la mezcla para hacer un helado tan sencillo que seguro que repetirás. Además de aportar calcio, es un postre muy refrescante para toda la familia.

Ingredientes

4 yogures griegos

100 ml. de nata para montar (con 35% de grasa)

125 gr. de azúcar

200 gr. de lacasitos

Preparación:

Poner en un bol los yogures griegos y la nata, batir para mezclar bien. Añadir el azúcar, mezclar para que quede homogéneo. Enfría la mezcla en la nevera un par de horas. Si lo haces con heladera, échalo en el recipiente y sigue las instrucciones. Si lo haces de forma manual, échalo en un recipiente plano y metálico, tápalo con papel film y llévalo al congelador. Remueve la mezcla cada media hora (unas tres veces mínimo). Añade los lacasitos (si es con heladera al sacarlo, si no antes de llevarlo al congelador), mezcla bien. Receta de Guia infantil.com

  • 2

Helado de chocolate con yogur y brownie. Esta receta hará las delicias de los amantes del chocolate. En este helado, la acidez propia del yogur natural combina muy bien con el amargor del cacao en polvo y el dulzor del brownie, que además le añade una textura muy agradable. En menos de cinco minutos de trabajo quedarás como un rey en casa.

Ingredientes:

5 yogures naturales (o griegos, según preferencias)

5 cucharadas de cacao en polvo

140 gr. de azúcar

200 gr. de brownie

Preparación:

En un bol mezclamos los yogures con el cacao y el azúcar. Ponemos en la heladera junto con la mitad del brownie en trocitos. Una vez listo, pasamos a un recipiente adecuado, le añadimos el resto del brownie y llevamos al congelador. También se puede hacer sin heladera, teniendo la precaución de batir el helado cada hora durante las dos o tres primeras horas tras meterlo en el congelador, con el fin de romper los cristales de hielo. Receta e imágenes de María Lunarillos

  • 3

Helado de sandía. Esta receta no solo es refrescantes sino que tiene muchas vitaminas y es una estrategia perfecta para que los niños tomen fruta este verano.

Ingredientes:

1 sandia pequeña

6 cucharadas de azúcar

4 huevos

1 bote de nata

Preparación:

Vacía la sandia, retira las pepitas y tritura la pulpa. A continuación bate las yemas con el azúcar y la nata y mézclalas con el puré. Añade las claras a punto de nieve y ponlo todo en el congelador 2-3 horas. Receta de Petitchef e imagen de @dulcesentimiento

  • 4

Polos de sandía. Una variante del helado facilísima de elaborar. Ideal para los días de mucho calor:

Ingredientes:

1 kilo de pulpa de sandía (sin pepitas), 200 g de azúcar y una cucharada de zumo de limón.

Elaboración:

Se mezclan todos los ingredientes y se trituran con la batidora. Rellenamos unos moldes de polo con la mezcla y metemos al congelador. A medio helar introducimos un palo. Una vez congelado sacamos del molde poniéndolos bajo el agua del grifo.

  • 5

Helado cremoso de fresa. Receta de Elcomidista. Para 1/2 litro de helado se necesita:

Ingredientes:

500 g de fresas

200 ml de nata para montar, fría

150 ml de leche condensada

Opcional: 1 cucharada de licor de cereza, mora, arándanos o vodka

Preparación:

Lavar y secar las fresas. Quitar hojas, rabitos y partes estropeadas. Cortar las fresas en láminas finas y colocar éstas sin amontonar en una bandeja que quepa en el congelador. Otra opción es ponerlas en un táper con film plástico entre capa y capa para que no se peguen entre sí. Tapar y congelar al menos 6 horas.

A continuación montar la nata. Sacar las láminas de fresa del congelador y triturarlas en un procesador o picadora junto a la leche condensada hasta conseguir una crema espesa con textura parecida al helado. Añadir la nata montada a la mezcla de fresas, en varias tandas y con movimientos envolventes para que no pierda volumen. Agregar el licor (opcional).

Verter la mezcla en un recipiente hermético limpio y seco. Colocar film plástico al contacto sobre la superficie para que no se forme escarcha, colocar la tapa y meter en el congelador.

Para conseguir más cremosidad, sacar a las 3 horas para volver a batirlo. Congelar de nuevo.Sacar el helado a temperatura ambiente 10 minutos antes de consumirlo.

  • 6

Helado de melocotón. Otra forma genial de consumir fruta este verano. Un postre refrescante, sano y riquísimo.

Ingredientes

400 gr de melocotón muy maduro

250 ml de nata para montar

Unas gotas de zumo de limón

125 gr de azúcar

1/2 cucharada de miel

1 cucharadita de esencia de vainilla

Preparación

Lava y seca los melocotones, trocéalos sin pelarlo y ponle unas gotas de limón, el azúcar y la miel. Deja que todo macere durante aproximadamente unos 15 minutos.

En un recipiente, echa la nata líquida y con la ayuda de las varillas de la batidora, móntala. Una vez la tengas montada añadela al bol del melocotón junto con unas gotas de esencia de vainilla. Tritura todo con la ayuda de la batidora hasta que no aparezcan grumos y mete la crema en el frigorífico un par de horas hasta que esté fría.

Vuelve a sacar la crema y bátela de nuevo para que quede más jugosa. Cuando esté lista, métela en el congelador y sácala cada hora para volverla a batir, hasta que se congele. Una vez tengas hecho el helado, cubre con un poco de papel de hornear por encima y lo podrás conservar hasta un máximo de 4 días. Receta de Recetín.com

 

Fotos

Vídeos