La Rada, cocina marinera

La Rada, cocina marinera
SUR

Platos tradicionales elaborados con productos malagueños

ENRIQUE BELLVER

La Rada es desde hace muchos años uno de los restaurantes marineros más emblemáticos de Estepona. Los cambios en su decoración no han influido en su cocina y a día de hoy los tiempos y ejecuciones en el fuego de sus productos siguen manteniendo esa manera tradicional que tanto nombre dio a esta casa. No obstante, en su carta ya nos podemos encontrar otras elaboraciones más acordes con los tiempos que actualmente vive la cocina. Un ejemplo está en muchas de sus entradas, entre las que destacan los tatakis, en especial el de atún.

Más de 25 años ofreciendo una cocina marinera en toda la zona han hecho de esta casa un lugar casi de obligada visita. El restaurante toma su nombre y se encuentra en pleno corazón de la playa por antonomasia de Estepona, La Rada; una playa que tiene más de dos kilómetros y medio de longitud y de una fina arena de color gris. Es, sin duda, la playa más frecuentada de la localidad y es allí donde Manuel Márquez oficia entre fogones desde hace tanto tiempo. La nueva remodelación del local ha convertido a La Rada en dos espacios gastronómicos diferentes, que no distintos. Por un lado está el Pikoteo, un restaurante más informal que no descuida su decoración y los detalles. El género que se ofrece es el mismo que nos podemos encontrar en el restaurante como tal, aunque eso sí, en forma de medias raciones, y cuenta además con un menú del día donde el comensal puede elegir entre varios platos, guisos, pescados fritos o al horno, arroces o carnes. El Pikoteo no deja de ser eso, una forma de probar La Rada, pero más divertida y a precios más asequibles. Ideal para cuando se va con el tiempo más ajustado o se quiere hacer una comida mucho más informal.

La Rada

Dirección, teléfono y web:
Edif. Neptuno. Avda. España, s/n.; 952791036; laradaestepona.com
Cierra:
Lunes
Precios:
Atún en tataki: 15 euros; Arroz de bogavante: 25 euros; Boquerones con ajo: 12 euros
Valoración:
Cocina 7,5; Sala: 7; Carta Vinos: 7,5; Calificación: 7,5/10

Me gusta la dicotomía que existe en la propia terraza del establecimiento, ya que frente al mar y en espacios diferenciados al aire libre podemos disfrutar de dos cartas, la del propio restaurante y la de la zona informal del Pikoteo. Particularmente y si puedo elegir, me quedo con la zona del restaurante por la amplitud de mesas y la distancia que hay entre las mismas, lo que facilita la comodidad y privacidad entre los comensales.

A La Rada hay que venir a disfrutar de una cocina muy arraigada al terreno, por lo tanto marinera, aunque Manolo cuida igualmente las carnes, tal y como puede observarse en la vitrina refrigerada donde se exponen. Muy correcto de punto el chuletón troceado que llegó a la mesa y de sabor medio si atendemos al tiempo de maduración de la pieza. Una carne roja notable para acabar un almuerzo que empezó con unas tradicionales tostas de atún en manteca con encurtidos, un tataki de atún que no llegaba a sorprender frente al túnido en manteca o ante unas gambas plancha frescas, jugosas y en su punto de sal. Antes del arroz, pues a esta casa hay que venir en parte a disfrutar de alguno de sus arroces marineros, un plato de boquerones fritos al ajo como mandan los cánones de la fritura, crujientes por fuera y jugosos por dentro. El vino está muy presente en La Rada, incluso forma parte de la decoración del establecimiento. En la bodega conviven vinos tradicionales con otros de corte más actual.

El servicio en La Rada es un complemento más a una buena comida.

 

Fotos

Vídeos