Ellas son... y quieren estar

Durante demasiado tiempo se ha dicho que las mujeres no brillaban en la cocina profesional, pero basta entrar en una cocina para comprobar que eso es una falacia

ESPERANZA PELÁEZ

En estos días, en España e Italia se están produciendo encuentros de mujeres profesionales de la gastronomía destinados a reclamar visibilidad e igualdad de oportunidades para el género femenino.

Mientras que en Italia la asociación Lady Chef lleva tiempo funcionando y es ya bastante conocida, en España, el movimiento 'La Jefa de Cocina 18' está aún en proceso de gestación, pero, apoyándose en la efectividad de Whatsapp, a la reunión del próximo lunes en Valencia han confirmado su asistencia más de 200 cocineras de todo el país.

En Andalucía hay un activo grupo de chefs que acudirán, entre ellas algunas tan destacadas como Yolanda García, jefa de cocina del restaurante Alejandro (Roquetas de Mar, 1 estrella Michelin); Celia Jiménez, primera cocinera andaluza en lograr una estrella Michelin en su día para el restaurante El Lago; Cati Schiff, que fue jefa de cocina de La Hacienda; Charo Carmona, propietaria y chef de Arte de Cozina de Antequera, etc. En Andalucía, de hecho, ya ha habido iniciativas anteriores de reivindicar más protagonismo e igualdad de condiciones salariales y laborales para las mujeres.

La primera la lideraron en 2013 la bodeguera Victoria Ordóñez y la periodista María Asenjo con la creación de Mujeres y Vino de Andalucía (hoy inactiva), y la segunda fue la reciente fundación de la Asociación de Mujeres Cocineras, presidida por Guadalupe Montejo e integrada por una veintena de profesionales. En este caso, ha sido la reconocida chef María José San Román quien, a partir de unos encuentros informales con colegas de profesión mujeres en su restaurante, Monastrell, ha logrado poner en marcha el mecanismo. ¿Qué reclaman? Terminar con la invisibilidad de las profesionales de cocina y sala en los medios de comunicación, promover la conciliación familiar en el sector o mejorar la competitividad, entre otras cosas. Durante demasiado tiempo se ha dicho que las mujeres no brillaban en la cocina profesional porque venían del reino doméstico, pero tanto en el pasado como hoy, basta entrar en una cocina para comprobar que eso es una falacia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos