Puri Morillo, una declaración de principios en el 'Pastelero Revelación'

Puri Morillo, ayer, tras presentar su dulce en Madrid Fusión./José Ramón Ladra
Puri Morillo, ayer, tras presentar su dulce en Madrid Fusión. / José Ramón Ladra

La repostera malagueña queda tercera en la final del concurso, pero rinde homenaje a su clientela diaria con el dulce favorito de su hijo

Esperanza Peláez
ESPERANZA PELÁEZ

Es posible que muchos de los clientes del barrio que acuden asiduamente a la pastelería Daza, un local nada pretencioso ubicado en la calle Correo de Andalucía, entre el Camino del Pato y el Camino de La Térmica, no tengan ni idea de que su dueña y fundadora, Puri Morillo, ha sido alumna aventajada de Paco Torreblanca; repostera de Dani García en Tragabuches y en la primera etapa de Calima, o representante española en la Copa del Mundo de Pastelería. Y puede que a ella no le importe mucho, porque en su día eligió, apoyada por su marido, cómplice y socio Antonio Martín, empezar de cero y escribir su propia historia.

Ayer, Puri Morillo volvió a hacer una declaración de intenciones, esta vez en la final del II Concurso Pastelero Revelación de Reale Seguros Madrid Fusión, al que concurría como finalista en la categoría de 'Obrador' (la otra modalidad a concurso era 'Postres de restaurante'). Y la hizo presentando un dulce llamado 'Madagascar' que a la vez rendía homenaje a su hijo mayor, de 9 años, y a esa clientela que, según explicó, «nos ha permitido con su apoyo seguir avanzando en nuestro sueño». El dulce, que quedó en tercer lugar en un concurso cuyo jurado reunía a algunos de los más insignes reposteros y periodistas gastronómicos del país, fue creado en su día para su hijo, «al que no le gustaba nada más que la vainilla, y quisimos iniciarlo en otros sabores. Es una base de galleta semisalada de cacahuete, mousse de vainilla, velo de frambuesa y un toque de violeta, y lo que más nos gusta; es un dulce que tenemos en nuestra vitrina de la pastelería, porque para nosotros es importante que si nuestros clientes oyen hablar de él, podamos ofrecérselo y no tener que decirles que se ha elaborado solo para una ocasión especial», comentó Puri.

Antonio Martín, que la acompañó y no la dejó sola salvo en el momento de subir al escenario con el resto de concursantes, señaló que estaban «contentos» con la clasificación obtenida. «Hemos primado el traer algo de nuestro día a día en la pastelería en lugar de diseñar una creación más compleja, y el nivel de las otras propuestas presentadas era muy bueno. A todos los compañeros los conocemos y ha sido una final de mucho nivel», comentó. Finalmente el premio se lo llevó un dulce en forma de volcán de chocolate llamado Origen, obra de Ana Jarquín (La Pastisseria. Barcelona), con una presentación espectacular, pero en todo caso, Puri Morillo y Antonio Martín saben que en estos días van a tener que elaborar más 'Madagascar' que de costumbre, porque no todo el mundo puede presumir de poder comprar un dulce de final de concurso nacional, pero la clientela de Daza, sí.

Por cierto que antes de la final del certamen de Pastelero Revelación, se celebró en el mismo escenario la del Concurso de Bocadillos de Autor también con participación de un malagueño, Sergio Jiménez Gallardo, de Tundra Fusión Burger (Teatinos), quien tampoco pudo alcanzar el podium con su bocadillo de berenjena ahumada, anchoa y tuétano, aunque gustó al jurado.

 

Fotos

Vídeos