Ocho: Cocina sin prisas

Ocho: Cocina sin prisas
SUR

Una carta 'slow food' para disfrutar del tiempo

Enrique Bellver
ENRIQUE BELLVER

Ocho

Dirección
Málaga. Pedro de Toledo, 2
Teléfono
952 021 768
Web
restauranteocho.es
Cierra
Domingos y lunes

Javier y David abrieron este pequeño, coqueto y acogedor restaurante en pleno centro de la ciudad hace ahora un año. Sentarse en alguna de sus mesas es emprender un viaje gastronómico que comienza en Argentina y que recorre el mundo a través de sus diversas fusiones, pues en atención a cómo haya ido el mercado así son buena parte de sus propuestas culinarias. Pero para este viaje hacen falta unos peculiares 'guías', unos guías que se reflejan en el vino que elaboran pequeñas bodegas independientes, vinos ecológicos y orgánicos. Las propuestas de Ocho, tanto en vinos como en platos, están pensadas para un cliente que no tiene prisa, que acude a disfrutar y saborear pausadamente los sabores y aromas que se va a ir encontrando en cada plato.

Tanto Javier como David salen constantemente de la cocina a las mesas, pues son ellos los que atienden personalmente a toda su clientela y les recomiendan en atención a los gustos gastronómicos de cada uno. Reconozco que cuando visité Ocho acudí con cierta prevención, pues solamente me habían informado de que era un restaurante asador argentino. Una prevención que quedó disipada desde el minuto uno al comprobar su carta de vinos y, por supuesto, de platos.

Para abrir boca, una copa de un original y muy especial vino blanco, Rumbo Sur, un monovarietal de Malvasía que tiene una pequeña crianza de velo en flor y del que solamente se hacen 1.000 botellas al año. Pero la primera sorpresa que nos depara este vino es su origen y denominación, Rioja; la segunda es su precio, no alcanza los 20 euros en tiendas especializadas, que era perfecto para acompañar un jamón de pato artesano al que en Ocho le dan un toque de pimienta y lo pincelan con aceite de vainilla. Lo sirven en compañía de una compota de pera. No obstante, me sorprendió incluso que en la carta reseñen la marca y origen de esta carne, en concreto es Ferm'adour, una de las marcas de referencia de pato en Europa. Siguiendo con derivados del pato, llegaron unos escalopes de foie muy correctos en cuanto a fuego.

La carta de Ocho mantiene varias subdivisiones para facilitar la elección, entre las que se encuentra una dedicada a las 'Sugerencias para un invierno malagueño' y aquí no nos podemos perder las croquetas de mollejas de ternera que maridan a las mil maravillas con un tinto extremeño como puede ser Haragán 2014 o una Garnacha salvaje del Priorato, Marttinet.

Lo mejor, si queremos disfrutar de esa cocina sin prisas que hacen mano a mano Javier y David, es empezar por el primer capítulo de la carta, 'Picoteando a la Argentina' o el de 'Quesolandia' antes de entrar de lleno en las carnes a la parrilla o en el extenso capítulo que en Ocho dedican a la cocina del pato y su mundo. Hay que dejar un pequeño hueco para el postre, en esta casa sirven una de las mejores tartas de zanahoria que he probado en los últimos tiempos. Javier mantiene en secreto la receta que heredó de su familia y que, según cuenta, es original de la Argentina de los años 20.

Ocho es eso, un pequeño restauranre del centro de la ciudad, que está íntimamente reñido con las prisas. Aquí hay que venir a disfrutar de una cocina sencilla, con toques actuales, con mucho sabor.