Málaga en la Mesa

Las misteriosas rosas de té (’Mu Dan’)

Las misteriosas rosas de té (’Mu Dan’)
  • Té y flores se unen a mano mediante un hilo de algodón, en forma de esferas, setas, torres, e incluso de figurillas de Budha que nos ofrecen un licor de un delicioso y delicado aroma floral

Las rosas de té (o ‘Mu Dan’) son unas elaboraciones tradicionales muy populares en China, de donde son originarias.

Aunque no está del todo claro su origen, se cree que fueron creadas entre los siglos X y XIII para el deleite de los emperadores de la dinastía Song. Olvidadas después por largo tiempo, reaparecieron durante el siglo pasado, popularizándose sobre todo en su país de origen, dando lugar a un gran número de variedades.

De un tiempo a esta parte se están conociendo también en Occidente. Se elaboran artesanalmente con hojas de té de gran calidad, ya sea blanco, verde o negro, que envuelven flores de jazmín, caléndula o crisantemo principalmente.

Té y flores se unen a mano mediante un hilo de algodón, en forma de esferas, setas, torres, e incluso de figurillas de Budha. Nos ofrecen un licor de un delicioso y delicado aroma floral mientras que durante su infusión proporcionan una experiencia de gran impacto visual.

Para disfrutar plenamente de la ceremonia de la preparación de las rosas de té se recomienda infundirlas en un recipiente de cristal, ya sea una tetera, una jarra o un vaso de grandes dimensiones que permita ver su despliegue.

Tras unos minutos de infusión en agua caliente, veremos cómo lentamente las hojas de té se irán abriendo, dejando entrever su interior.

Poco a poco, descubriremos también las flores, que se desplegarán en todo su esplendor tras una segunda infusión. Por supuesto, el licor resultante no solo es perfectamente consumible, sino que además, si nuestras flores de té son de buena calidad, será delicioso y podremos obtener de ellas más de dos infusiones.

Una vez que el sabor de las sucesivas infusiones decrece, aún podemos seguir usándolas como elemento decorativo. Basta con añadir agua fría y cambiarla cada uno o dos días.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate