Málaga en la Mesa

Álvaro Muñoz: «Mi obsesión es que se reconozcan los restaurantes y los productos de Málaga»

Álvaro Muñoz baraja cambio de fechas para la próxima edición.
Álvaro Muñoz baraja cambio de fechas para la próxima edición. / Fernando González
  • Director del Málaga Gastronomy Festival. Muy satisfecho con la edición de este año, prevé una afluencia cercana a los 90.000 visitantes y ya se plantea novedades para la próxima cita

Se mueve como pez en el agua dentro de la gastronomía. También de la cocina. Por trabajo y por pasión personal. Álvaro Muñoz ha conseguido conectar ambas hasta el punto de que ha contagiado a la ciudad. Desde hace cuatro años lo hace tras el Málaga Gastronomy Festival, iniciativa que esta edición aspira a superar expectativas con una marca ya consolidada y una previsión de entre 80 y 90.000 visitantes. Al frente de Lumen (agencia de consultoría gastronómica que organiza el festival con el patrocinio de Ayuntamiento, Diputación y Junta), ya pone su mirada en la próxima cita. Retrasarlo a la segunda quincena de mayo o dar más espacio al producto malagueño en la oferta culinaria de la plaza de la Marina son algunas de las novedades que ya barrunta para 2018.

Tercer año en La Marina, cuarto de festival... ¿Se ha consolidado?

La sensación que tenemos en el equipo es que la marca ya es reconocida. Estamos muy satisfechos, vamos rápido. Se nota, por ejemplo, en redes sociales, el feedback es inmediato.

¿Y esta edición en concreto? ¿Qué balance hace?

Este año ha sido mucho de aprendizaje. Hemos conseguido un retorno muy importante a nivel de marca, especialmente con la exposición de Apicius y la gala con los estrellas Michelin. Y ellos también salen muy reforzados porque han salido a la calle por primera vez. Y en la plaza, a nivel de producción, hemos mejorado mucho, el año pasado eramos seis en el equipo y este año, más de treinta.

Pero este año hay menos presencia de restaurantes malagueños...

Sí, porque Argentina ha ocupado dos espacios, pero se ha diversificado la oferta. Hay también un espacio de cava, hemos ampliado las bebidas, y hemos puesto una ostrería, una novedad con la que me siento muy contento porque creo que, en el futuro, el Gastronomy va a presentar más producto de ese perfil. El año que viene me gustaría potenciar la coctelería y vender marisco en cartuchos, diversificar más. También hemos ganado con la parte de cafetería.

Aunque se echa de menos más producto malagueño.

Sí, es cierto. El primer año quisimos poner una freiduría y no lo hicimos por temor a que se pensara que iba a ser lo mismo de siempre, pero nos lo planteamos para el año que viene. Y también que más marcas de producto tengan visibilidad, como hemos hecho este año con Obrador Juanito y las tapas que ha preparado Juan Morcillo con sus panes.

¿Y volverá a haber país invitado?

Sin duda. Estoy muy contento con esta idea, a pesar del esfuerzo, creo que abre esa línea de proyecto asociado al turismo gastronómico. Que vengan países a Málaga, recibamos a cocineros de fuera, presentar productos... Eso genera una dinámica atractiva. Y en eso andamos, ya dando vueltas en la cabeza a cosas nuevas.

¿Puede avanzar alguna?

Alguna no puedo avanzar (risas).

Alguna podrá...

Hay que intentar seguir la línea iniciada este año, crear alguna actividad con ese perfil Michelin que hemos traído. No sé si con actividades vinculadas a productos de donde vienen los cocineros, con una gala como la del hotel Miramar, o quizás con cocineros que no se enmarquen dentro de Michelin pero que puedan elaborar algún plato. Hay que redefinir esa idea y quizás programarlo para la semana antes de la plaza como presentación del festival. Eso serviría para que haya una visibilidad a nivel de patrocinio e institucional, y para que colaboradores puedan presentar sus productos, utilizando algún espacio emblemático de la ciudad...

Eso tiene una conexión turística...

Sí, al fin y al cabo, estamos en una ciudad turística con un perfil de turismo cultural. Todos aceptamos que gastronomía es cultura y el Gastronomy va en esa línea: un proyecto asociado a Málaga como eje gastronómico, y eso lógicamente es turismo. La plaza tiene mucho público internacional. No olvidemos que este proyecto es muy anglosajón, de ahí la denominación.

Precisamente, se ha cuestionado esa denominación anglosajona.

–Sí, pero se decidió denominarlo en inglés porque facilita más el entendimiento del proyecto. Se habla del Gastronomy como el festival gastronómico de Málaga, pero como marca llega más lejos en inglés.

¿Ese es el objetivo?

Claro, hay un objetivo turístico, pero después mi obsesión siempre es que se reconozcan los productos y los restaurantes de aquí. Este año hemos hecho un gran esfuerzo por llevar Noor a Bardal, por ejemplo. La idea es intentar ayudar al máximo a aquellos restaurantes que luchan por diferenciarse. Nos planteamos mantener todo el año esa dinámica de los ‘Cocinando entre amigos’, traer a un cocinero de fuera a un restaurante de la provincia, quizás una vez al mes, y que la marca Gastronomy vaya andando todo el año.

¿Y no se plantean invitar a otras comunidades en lugar de un país?

Sí, sí, de hecho estamos en diálogo con otras comunidades. Lo bonito es traer un territorio, llámalo país, comunidad o provincia. Por ejemplo, me encantaría traer cocina tradicional vasca, estamos valorándolo. No olvidemos que también sale reforzada la gastronomía malagueña. Son acciones de ida y vuelta. Este año ha venido una delegación argentina, con periodistas especializados, y todo esto ellos lo transmiten, por tanto, la marca Málaga viaja, en este caso a Argentina. Además, el espacio dedicado a su gastronomía ha sido un éxito.

¿Y el resto?

Están todos muy contentos. Las cifras están siendo bestiales, aún no tengo recuentos pero el primer día fue abrumador. En Misuto, por ejemplo, trajeron trescientas unidades de carrillera y volaron.

Las previsiones de afluencia aumentarán entonces.

Sin duda. A mitad de festival ya podíamos decir que se había vendido más que todo el año pasado. Nuestra previsión para este año está entre 80 y 90.000 de visitantes. Todos están muy contentos, desde bodegueros a restaurantes. Por aquí pasan miles de personas que en circunstancias normales es muy difícil que pasen por tu restaurante. Eso lo aprovechan. Hay mucha calidad en lo que se ofrece.

Lo veo muy contento este año, ¿algo a mejorar en 2018?

Mucho pero, sobre todo, intentar cambiar las fechas. Me gustaría pasarlo a la segunda quincena de mayo para evitar el riesgo de lluvias. Y por otro lado quiero darle una vuelta a la parte de mesas redondas.Se echa en falta más público. Quizás organizar actividades paralelas para hacerlas más atractivas, o buscar perfiles más mediáticos. Lo valoraremos.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate