Diario Sur
Málaga en la Mesa

El sabor de la pampa argentina

fotogalería

El

ministro de Turismo argentino Gustavo Santos. / Álvaro Cabrera

  • Expertos parrilleros cocinan en la plaza de La Marina una asado popular

  • Más de 250 kilos de carne de la mejor calidad se repartieron ayer entre los asistentes al Málaga Gastronomy Festival

Eran las seis de la mañana cuando en la plaza de La Marina comenzaba a arder la leña que durante cuatro horas cocinaría una carne de calidad excepcional. Cuatro enormes piezas de costillar vacuno, de 20 kilos cada una y que se pusieron al fuego alrededor de las 8 de la mañana, se convirtieron ayer en las protagonistas de la muestra de Argentina para el Málaga Gastronomy Festival.

El grupo de parrilleros, capitaneados por los cocineros argentinos Soledad Nardelli y Javier Rodríguez, pasaron un intenso calor, propio de estas fechas en la Costa del Sol, esperando el momento perfecto para dar la vuelta a estas piezas de costillar y que estuvieran en su punto. El objetivo era claro: que al probarla, el público se trasladara en un simple bocado a la pampa más profunda.

Con una copa de vino tinto en la mano, los malagueños y turistas que pasaron por la plaza pudieron disfrutar además de lo que los argentinos denominan ‘achuras’, otros productos típicos como chorizos, morcillas, entrañas y vacío, esta última difícil de encontrar en las cocinas españolas y que sirven para ir abriendo el apetito mientras se cocina el asado.

Los más de 250 kilos de carne hacían esperar a una cola que daba la vuelta a la plaza y es que el secreto de una buena parrillada argentina reside en cocinar a fuego lento por lo que hay que tener paciencia para poder disfrutar de un resultado incomparable. «Con un día soleado como el que hace, da gusto poder comer en la calle una carne tan espectacular» aseguraba Pedro Araujo, madrileño afincado en Málaga.

La combinación de una carne excepcional traída del norte de España, concretamente de Galicia, Huesca y Navarra, y un asado calmado en el que el único aderezo fue la salmuera con la que iban hidratando la carne, convirtieron la plaza de La Marina en una especie de reunión familiar porque «lo importante del asado no es tanto la comida como la parte social, disfrutar de la familia y los amigos», como apuntaba la chef Nardelli, orgullosa de ser una las representantes del país sudamericano en el festival gastronómico.

Una síntesis perfecta

A la cita también asistió el ministro de Turismo argentino, Gustavo Santos, que fue el primero en probar el asado y calificar el festival como «un acontecimiento positivo y maravilloso en el que han podido poner de manifiesto la imagen de una nueva Argentina abierta al mundo y que apuesta por reforzar unos lazos con España que siempre han existido».

Entre plato y plato, el público también pudo deleitarse con la actuación de danza en el escenario principal del grupo Malevo, que con aires argentinos pero lejos del tango tradicional, subió al escenario para mostrar otro de sus bailes folclóricos, el malambo, tradicionalmente ejecutado por hombres y con la música de bombos y guitarras. Fue, sin duda, el broche de oro a la síntesis perfecta de gastronomía y cultura que se pudo disfrutar ayer junto al puerto de Málaga.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate