Diario Sur
Málaga en la Mesa
Edificio principal de Bodegas Contador. :: sur
Edificio principal de Bodegas Contador. :: sur

Bodegas Contador

  • Vinos de Rioja elevados a su máxima excelencia

La evolución de La Rioja como comarca vitivinícola en donde la calidad prima sobre otras cuestiones se debe fundamentalmente a personas como Benjamín Romeo, que desde sus inicios en 1995 ha sabido interpretar a la perfección las bondades que estas tierras son capaces de aportar para que siempre sus vinos sean espléndidos.

Bodegas Contador nace con vocación de excelencia y desde que en el año 1996 apareciera el primer vino de Benjamín, La Cueva del Contador, ya se podría vaticinar que algo muy interesante empezaba a funcionar en estas tierras de San Vicente de la Sonsierra de la subzona de La Rioja Alta.

Tras varios años comprando viñedos y creciendo de una manera equilibrada y responsable, incluso antes de invertir en una bodega, pues los vinos se elaboraban en el garaje familiar acondicionado para tal menester, la añada del 2000 supuso un amplio reconocimiento entre la crítica especializada y el mercado en general.

Posteriormente, con las añadas 2004 y 2005, este trabajo tan intenso fue recompensado con la máxima puntuación del crítico Robert Parker.

Benjamín Romeo dispone de 50 fincas parcelarias, en su mayoría en vaso, y de distintos suelos y orientaciones. Así que, como un alquimista y muchos años mimando el suelo, selecciona de manera manual el grano apto para la obtención de sus vinos.

Un proceso complicado que requiere mucha profesionalidad y entendimiento para que a día de hoy sus vinos: La Cueva del Contador, Contador, La Viña de Andrés Romeo, Predicador, A Mi Manera, Carmen Hilera y Qué Bonito Cacareaba de alguna manera marquen la máxima excelencia de La Rioja.

Junto al arquitecto Héctor Herrera finalizó en el año 2008 una estupenda bodega, aunque lo fundamental sigue girando alrededor de las fincas parcelarias.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate