Málaga en la Mesa
ASÍ FUE EL ALMUERZO

ASÍ FUE EL ALMUERZO

La diferencia más significativa de esta casa si se compara con otros establecimientos similares de la zona es la materia prima que utiliza en su cocina. Por esa razón, nada mejor que elegir un menú donde el sabor natural de los productos fuera la esencia del almuerzo. Para abrir boca, un plato de jamón ibérico cortado finamente y servido en una bandeja cuya temperatura permitía que el jamón estuviera en su punto óptimo. Después, unas quisquillas ligeramente cocidas en agua de mar, lo que resaltaba más todavía su auténtico sabor.

El almuerzo continuó con un plato de fritura, en esta ocasión calamares a la romana. Para finalizar, un chuletón de vacuno a la brasa. El toque de brasa era el idóneo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate