Diario Sur

Málaga en la Mesa

Comienzan las Jornadas de Cuaresma de Málaga en la Mesa

fotogalería

Tarta de queso atomatada. / Francis Silva

  • La escuela de hostelería El Alabardero ofrece hasta el viernes un almuerzo especial de Semana Santa

La Semana Santa está a la vuelta de la esquina y, con ella, el potaje de vigilia. No hay una receta única, aunque lo parezca. La prueba está en el menú de las Jornadas de Cuaresma, que se celebran hasta el viernes en el restaurante de la escuela de hostelería El Alabardero, en el Palacio de Ferias. Organizada por el suplemento gastronómico de SUR, Málaga en la Mesa, esta cita traduce a la cocina contemporánea la tradición gastronómica de Cuaresma. En el plato, eso se refleja en una crema de coliflor, almendras y pil-pil con crujiente de bacalao, ensalada de atún marinado con aguacate y falso risotto maíz, bacalao de vigilia o jarrete de cordero confitado al romero con trinchat de setas y verduritas y, para terminar, una original tarta de queso atomatada con gel de mandarina. Todo por 16 euros con bebida, café o infusión y dulces de cuaresma.

Con las plazas agotadas, a razón de ochenta comensales diarios, estas jornadas repiten el éxito de otras anteriores como las de Navidad o las Comarcales. En este caso, son las primeras para Lorenzo Claver como jefe de cocina. Él es el encargado de impartir las clases del curso de cocina de la escuela tras la marcha de Francisco Reche. “Es una satisfacción enorme ayudar a que aprendan chavales con tanta ilusión”, reconoce Claver tras quince años de trayectoria en El Alabardero y habituado a dar de comer a cerca de setecientas personas diarias.

Pero a veces le pide el cuerpo hacer una cocina más elaborada. De ahí han salido platos más creativos como ese postre 'atomatado' o su versión del potaje de vigilia con humus y espinacas. Pensando en lo más típico de estas fechas se ha decantado por estas propuestas, junto a “algo dulce y fresco” como la ensalada de atún marinado y el juego de texturas de la crema de coliflor, su favorito. “Especialmente los chicos disfrutan mucho en este tipo de jornadas porque llevan a la práctica los conocimientos y aprenden a desenvolverse de forma real en un restaurante”, apunta el responsable de la escuela, Daniel Ruiz, en referencia a los alumnos de este curso de cocina de cuatro meses. Para mayo y junio están previstos cursos de repostería y barman. Quien esté interesado sólo tiene que escribir a info@alabarderoformacion.com Pero ojo, las plazas son limitadas a quince.