Diario Sur

Málaga en la Mesa

Restaurantes saludables para cuidarse y disfrutar

Tabulé elaborado con productos 100% orgánicos del restaurante Siete Semillas.
Tabulé elaborado con productos 100% orgánicos del restaurante Siete Semillas. / Siete Semillas
  • Establecimientos que apuestan en Málaga capital por combinar salud y sabor en platos para todos los gustos

Vivimos en una sociedad plagada de paradojas. Hay mayor libertad, pero ésta se vulnera de modo más sencillo. La facilidad para acceder a la información nos 'infoxica' y nos vuelve ignorantes. Y comemos alimentos más seguros, pero menos sanos.

Contar con una alimentación saludable se ha convertido, más que en una recomendación o incluso prioridad, en un estilo de vida que mal entendido llega a rayar lo absurdo. Esto provoca la adoración de becerros de oro buscando el mesías alimentario, y las estanterías de las grandes superficies se llenan de etiquetas como 'artesano', 'fresco' o 'casero' que poco o nada tiene que ver con lo que se vende tras ellas.

Noticias relacionadas

Lo saludable es aquello que sirve para conservar o restablecer la salud. En el caso de las dietas, según apuntan los expertos, se logra consumiendo preferentemente alimentos naturales como vegetales, legumbres o pescados, empleados en elaboraciones propias que prescindan de aditivos y otros artificios. Y aunque pueda parecer que la cosa se complica a la hora de comer fuera de casa, lo cierto es que cada vez hay más establecimientos que se preocupan por la materia prima, apostando por productos de calidad que elaboran en platos respetuosos y sanos.

Uno de los primeros en iniciar la actividad bajo esta premisa en Málaga fue Astrid Tapería Orgánica. Este establecimiento pionero vino a cubrir un nicho de mercado surgido del interés creciente de la población por los productos orgánicos, como afirma Cynthia, su propietaria. «Nosotros veníamos del sector del catering en la Costa del Sol y apreciamos la demanda creciente de este tipo de productos. Esto, unido al propio deseo personal por comer lo mejor posible, nos animó a abrir el restaurante hace ya tres años, cuando prácticamente no había nada similar en la ciudad». A pesar de este interés, desde la tapería admiten que originalmente fue el público extranjero el que mejor asimiló y acogió el concepto. No obstante, cada vez son más los malagueños que asumen ser lo que comen, y ponen el foco en mejorar su alimentación sin renunciar a los momentos de ocio y el disfrute urbano, a la vista de la proliferación de este tipo de locales.

Igualmente con una amplia variedad de productos orgánicos y ecológicos, Brunchit Organic ofrece a sus clientes elaboraciones saludables en un ambiente agradable que invita a relajarse y disfrutar. Sin duda, su especialidad son los panes ecológicos, pizzas y focaccias, además de ensaladas o hamburguesas vegetales y de carne.

Con un planteamiento tan divertido y canalla como natural y casero, El Último Mono sorprende a sus clientes con propuestas llenas de sabor y color. Este establecimiento dedicado a la elaboración y venta de zumos, café y derivados, apuesta por un estilo de vida saludable y cosmopolita. En su interior es frecuente encontrar originales exposiciones, y son muchos los fieles que acuden para alimentar cuerpo y alma en la terraza del local o en alguno de sus agradables rincones. Y si todo ello se acompaña de una porción de brownie o una deliciosa cookie cuya elaboración se lleva a cabo 'in situ' y a la vista de los comensales, mucho mejor.

Y en esta misma línea, para quienes quieran rendirse a los placeres del dulce, la pastelería macrobiótica La Espiral propone un nuevo concepto de repostería con ingredientes ecológicos e integrales, totalmente libres de azúcar, de edulcorantes artificiales, de sustancias químicas y de productos de origen animal. Todo ello, como afirman desde la empresa, sin renunciar al placer de un buen dulce.

El último en incorporarse a esta oferta ha sido Siete Semillas, un restaurante 100% ecológico que trabaja con productos locales y de temporada para elaborar platos originales y llenos de sabor. Esto, más que un simple argumento comercial, es toda una filosofía de vida para Ana Bardají, propietaria del establecimiento, a quien, reconoce, descubrir el mundo ecológico le cambió la vida hace diez años. «Como consumidora de este tipo de productos me encontraba muchos problemas a la hora de poder comer fuera porque, o bien no me gustaba el tipo de cocina de los restaurantes, o los que me convencían tenían precios prohibitivos. Por eso mi objetivo con Siete Semillas es que la gente tenga un local de referencia en el que pueda disfrutar de una cocina sana y rica a precios asequibles». Además, buena parte de las elaboraciones de Siete Semillas pueden disfrutarlas personas con intolerancias ya que ofrece alternativas a productos como el gluten o la lactosa y, aunque cuenta con propuestas veganas, también dispone de opciones 'omnívoras' con carnes y pescados salvajes, eso sí, absolutamente ecológicos y de calidad.

Propuestas vegetales

Dentro de los restaurantes que podemos considerar saludables se encuentran los vegetarianos. La capital cuenta con cuatro establecimientos con propuestas exclusivas de este tipo: El Calafate, Cañadú, Raw Attitude Juice Bar y el veterano Vegetariano de Alcazabilla. Este último es el vegetariano más antiguo de la ciudad, un establecimiento prácticamente «de toda la vida» y situado en el entorno privilegiado de calle Alcazabilla.

Además de la carta, disponen de un menú para mediodía a elegir en dos tamaños, según el apetito del comensal. Entre sus especialidades encontramos hamburguesas de soja, hummus, empanadillas o tortillas de zanahorias con canela y pasas.

Como curiosidad, las paredes del interior del local se encuentran adornadas con las frases, pensamientos y firmas de los clientes que han pasado por allí a lo largo de los años.

En el caso de El Calafate, además de comida vegetariana y vegana disponen de platos sin gluten. Este restaurante, que busca reivindicar la comida natural, tiene entre sus propuestas guisos variados, woks de múltiples ingredientes elaborados al estilo tailandés, y una exquisita variedad de postres caseros.

Con vocación de extender la franquicia de lo sano, Raw Attitude Juice Bar aterrizó en Málaga tras consagrarse en Fuengirola con una propuesta que combina este bar de zumos, batidos y elaboraciones, con la tienda ecológica Biocasa. Esta iniciativa, impulsada por Vanda Lakatos y su equipo, está diseñada para brindar una alternativa saludable, colorida y equilibrante basada en la nutrición vegetal y orgánica.

Por su parte, el restaurante Cañadú se vale de productos ecológicos de la huerta malagueña para crear una amplia variedad de elaboraciones creativas y originales que buscan reinventar el concepto tradicional de este tipo de locales, como callos vegetarianos, croquetas de manzana y piñones o un amplio surtido en pastas y arroces.