Diario Sur
Málaga en la Mesa
El mundo del AOVE empieza a dar que hablar

El mundo del AOVE empieza a dar que hablar

  • En Málaga tenemos tendencia a ignorar uno de los productos autóctonos que (cada vez) más nos envidian fuera: el aceite de oliva virgen extra. Aunque las cosas están cambiando.

Igual que cuando salimos de viaje nos afanamos en visitar museos cuya calidad puede ser similar o inferior a otros de nuestra ciudad donde jamás hemos puesto el pie, en Málaga tenemos tendencia a ignorar uno de los productos autóctonos que (cada vez) más nos envidian fuera: el aceite de oliva virgen extra.

Al chef británico Jamie Oliver le llovieron patrios y ofendidos tirones de oreja por echarle chorizo a una paella, pero nadie le alaba ni le agradece la propaganda que hace del aceite de oliva virgen extra (AOVE), como tampoco se promueven tirones de orejas o boicots a chefs locales que menosprecian o desconocen sus cualidades y su química.

Hacemos mal, y no solo por lo que representan el aceite de oliva y el olivar como patrimonio cultural, paisajístico y alimentario, sino por su condición de motor económico. Si analizamos las tendencias gastronómicas para 2017 de la consultora estadounidense Mintel, una suerte de biblia del mercado, vemos que más del 50% de lo que se lleva últimamente en gastronomía tiene que ver con salud, sostenibilidad y trazabilidad. Es la razón de que empecemos a ver en manos de cocineros estrella de todo el mundo botellas de aceite de oliva, uno de los pocos 'alimentos milagro' cuyos beneficios han refrendado tanto la ciencia como la práctica.

El fin de semana pasado se celebró en Torremolinos AoveSol, uno de los eventos gastronómicos más prometedores de cuantos se celebran en la provincia. Aún le falta crecer y ganar apoyo mediático, pero la última edición llegó bien cargada de contenidos: oleoturismo, mercados, nuevas tendencias y asombrosas clases magistrales como la que protagonizó Daniel García Peinado, quien próximamente abrirá, en Málaga capital y con el auspicio de la Academia Internacional del AOVE, el primer restaurante gastronómico temático sobre aceite de oliva, dotado con departamento de I+D y una escuela de formación a cuyas puertas llaman ya cocineros de todo el mundo.

En su ponencia, el 'chef del AOVE' presentó un pan de levado lento cuya masa madre elabora con agua de vegetación de aceituna (un subproducto de la molienda del aceite muy aromático) y que termina con semillas de olivo, las pipas crujientes y con fuerte sabor a aceituna que se contienen en el hueso. Los dos productos se podían adquirir en la zona comercial de AoveSol.

Los elaboran almazaras de Jaén, que también hacen cositas como jaleas, esferificaciones, aceites aromatizados... A diferencia de Málaga, Jaén se dio cuenta hace ya años de que tenía una mina de oro en sus manos. Nos llevan ventaja en muchas cosas: imagen, marketing y packaging, generación de valor añadido, innovación. Pero no parece casualidad que la vanguardia gastronómica del AOVE haya elegido Málaga, ni que la lidere un cocinero malagueño. Estén atentos, que el mundo del aceite de oliva se mueve mucho y rápido.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate