Málaga en la Mesa

Así se hace el bocata de calamares del que todo el mundo habla

video

Raquel García con el bocata de calamares galardonado. / Jon A. Sedano

  • Raquel García, alumna de la Escuela de Hostelería de Benahavís, se hizo con el Premio Bocadillos de autor de Madrid Fusión 2017. Nos enseña en un vídeo el secreto mejor guardado de su receta

“Como el certamen era en Madrid pensé en algo típico de allí y le di mi estilo propio”, explica Raquel García entretanto va cogiendo los utensilios de cocina para preparar el premiado bocata. Mientras que la joven de 20 años que estudia en la Escuela de Hostelería de Benahavís ordena todo, no podemos evitar hacerle una pregunta: Tiene forma de hamburguesa más que de un bocadillo típico, ¿no? “Sí, pero en el fondo no deja de ser un bocata, aunque el pan rústico tenga forma redonda”.

La joven de San Pedro de Alcántara cursa segundo año de cocina, pero no lo parece. Ha ganado un premio con el que muchos compañeros sueñan y tiene un carácter afable y risueño que refleja su juventud. La cámara no le amedrenta y se mueve como pez en el agua en la cocina. Pero esta virtud en la mesa y su vocación por la gastronomía ya la tenía desde hace años. Desde que decidió abandonar sus estudios universitarios de Pedagogía y centrarse en lo que más le gustaba: la hostelería.

(Pinche aquí para ver el vídeo)

Y por lo que se puede apreciar, la decisión fue acertada. Además del premio en Madrid Fusión, cuenta ya con el primer galardón de Escuelas de hostelería de Andalucía, y con dos segundos, uno en el MálagaCrea y otro en el MarbellaCrea, además de optar a la beca de Le Cordon Bleu.

Los ingredientes ya están sobre la mesa. Paso a paso, como si de un ritual se tratara, Raquel García va eligiendo con cuidado cada componente para dar forma al producto que le hizo ganar el IV Concurso de Bocadillos de Autor by Fripan, que se celebró dentro de la XV edición de Asisa Madrid Fusión.

La técnica, en la que se combinan varios sabores que ejercen gran contraste entre sí, cautivó a un jurado compuesto entre otros por Elena Arzak y Javier Estévez. Para lograr el bocadillo final, la chef realiza varias salsas, como el alioli de ajo negro y azafrán, la que utiliza para la ensalada de algas o la que usa para marinar los tomates. Madrid vio así nacer en enero una revisión de su clásico bocata de calamares. Un bocadillo que a la chef le llevó 20 minutos realizar y que nosotros resumimos en menos de 2. ¿El resultado? Un producto digno de premio que logra encandilar a los paladares más exquisitos.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate