Diario Sur

Málaga en la Mesa

Así fue el almuerzo

Así fue el almuerzo

Sorprendidos por la bondad de los precios de los vinos que aparecen en la carta, nada mejor que degustar un plato de cuchara, jibia con espinacas, que ese día habían preparado en cocina con uno de los grandes champagnes que podemos bebernos sin pagar una fortuna, Paul Roger. Suave, con sabor contundente y muy meloso resultaba el guiso. Previamente y para hacerle los honores al ibérico, un surtido de caña de lomo, salchichón y jamón muy bien cortado y en su punto óptimo de curación. El único pescado que figura en carta es el bacalao, en esta ocasión era al pil-pil pero acompañado además de una vizcaína. Me gustó el punto de fuego, muy jugoso, y la calidad del gálido. Para finalizar, solomillo de ibérico, sabroso, pero presentaba un exceso de fuego y al final eso redundaba en su sabor.