Diario Sur

Málaga en la Mesa
¿UN FELIZ  Y DULCE ACCIDENTE?

¿UN FELIZ Y DULCE ACCIDENTE?

La francesa tarta Tatin está por derecho en el 'top 10' de las tartas de manzana. Su origen se atribuye a un despiste de Stpephanie Tatin, regente con su hermana de un hotelito en Francia. Se dice que se le quemaron unas manzanas y las aprovechó cubriéndolas de masa. Sea como fuere, la tarta raya la genialidad. Para elaborarla, ponemos al fuego una sartén o tartera de bordes altos con 200 gr de azúcar y dos cucharadas de agua y hacemos un caramelo. Añadimos 50 gr de mantequilla en trocitos. Pelamos seis manzanas y las cortamos en cuartos, y cuando el caramelo esté, las acomodaremos tratando de encajar bien apretados y en forma estética los gajos para que cubran todo el fondo.

Bajamos el fuego, tapamos y dejamos cocer 10 minutos. Calentamos el horno a 200º y cubrimos la fruta con una plancha de masa quebrada u hojaldre haciendo algunos agujeros para que salga el vapor.

Horneamos hasta que la masa se dore y volteamos sobre un plato nada más sacarla del horno. Esto es muy importante, porque cuando el caramelo se enfría no hay quien lo despegue.