Málaga en la Mesa

Artesano o industrial, los dos mundos del té

Artesano o industrial, los dos mundos del té
  • Ambas versiones comparten el mismo origen, pero el resultado es bien distinto

En la imagen que acompaña este artículo podemos ver dos versiones diferentes de té, una artesana y la otra procesada de forma industrial. Ambas versiones comparten el mismo origen, pero el resultado es bien distinto.

Las diferencias no se limitan a la apariencia. Mucho más allá, los tés artesanos son elaborados con las mejores hojas enteras de la planta, cultivados en terrenos poco accesibles, con unas condiciones climatológicas y de 'terroir' muy determinadas, y recolectados y procesados manualmente en la mayoría de los casos, por lo que requieren gran cantidad de mano de obra, alcanzando esta el 60% de los costes de producción.

Por el contrario, los tés destinados a consumo masivo suelen cultivarse con métodos de agricultura extensiva, requieren paradójicamente poco personal y están sometidos a una alta mecanización, desde su plantación a su envasado final, tecnología que suele estar disponible solo para grandes compañías.

Estos aspectos tienen su reflejo en la taza. Por lo general, los primeros presentan un abanico de notas más complejas y variadas, suelen ser más suaves y sutiles. Predomina el té verde, seguido del rojo y el blanco, y raramente se toman con leche. Este tipo de producto es demandado por un consumidor heterogéneo para ser disfrutado en diferentes situaciones y momentos del día.

Sin embargo, los tés procedentes de la producción a gran escala suelen responder a la demanda de grandes bolsas de población, que solicitan un perfil de taza de sabor intenso, más estimulante, y que consumen generalmente durante el desayuno o sobremesa. Aproximadamente el 85% de estos son tés negros y suelen tomarse con leche.

Se puede tender a pensar que los tés industriales son más económicos, pero no siempre es así. El rendimiento en la taza de los artesanos suele ser mayor, debido a la posibilidad de ser reinfusionados incluso varias veces. Además, el envasado individual de los industriales encarece mucho el producto final.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate