Diario Sur

Málaga en la Mesa

Un curso específico para pymes agroalimentarias

Florido (en el centro de la imagen) durante la presentación del programa formativo. :: sur
Florido (en el centro de la imagen) durante la presentación del programa formativo. :: sur
  • Sabor a Málaga promueve la formación de las empresas adheridas por medio de un programa hecho a su medida

Sabor a Málaga ha convertido la formación de los productores adheridos a la marca promocional en uno de sus objetivos. Así lo anunció el diputado de Desarrollo Económico y Productivo, Jacobo Florido, en un acto donde lo acompañaron Juan Maldonado y Belén Jurado, presidente y directora de la Escuela Superior de Estudios de Empresa (Esesa), que impartirá el programa formativo 'Pymes Cadena Agroalimentaria'.

El diputado explicó que la iniciativa de ofrecer formación a los productores surgió del análisis realizado por la Cátedra de Enogastronomía y Turismo Sabor a Málaga de la Universidad de Málaga. Según este estudio, la formación se encuentra entre las primeras cuestiones que demandan las propias empresas. El estudio apunta que la mejora de la competitividad del ámbito agroalimentario en la provincia pasan por aumentar el catálogo de productos, mejorar la prescripción y optimizar la distribución. Estas líneas, en las que Sabor a Málaga trabaja, requieren también la adaptación de las empresas.

Por ese motivo, explicó Florido, la Diputación ha trabajado con Esesa, una escuela de negocios con más de 30 años de experiencia en formación de gestión empresarial, para poner en marcha un programa formativo dirigido a los pequeños empresarios, agricultores, ganaderos y productores. El programa 'Pymes Cadena Agroalimentaria' hace hincapié en el modelo de pyme y empresa familiar, al que pertenece el 90% de las empresas agroalimentarias de la provincia.

Según manifestó Florido, «aunque las empresas de la provincia ya han demostrado que sus productos son de gran calidad, la formación es fundamental para que podamos tener más mercado fuera, para que puedan aumentar sus productos, para que puedan crecer y, el día de mañana, ser esas grandes empresas que tanto Málaga como Andalucía demandan».

Programa a medida

El programa formativo se desarrollará del mes de marzo al mes de junio, y constará de un total de 70 horas de formación divididas en siete módulos adaptados específicamente a la mejora de la competitividad de las empresas agroalimentarias de la provincia, cubriendo las necesidades que ellas mismas reconocen y dotándolas de las habilidades, herramientas y conocimientos necesarios para afrontar un crecimiento sostenible en el tiempo, aprovechar las nuevas oportunidades de negocio y los nuevos canales de distribución, diversificar líneas de negocios y prepararse para una posible salida al mercado exterior.

Los siete módulos trabajarán en dos líneas diferenciadas: una de planificación estratégica destinada a aumentar el portfolio de productos, y otra de marketing, comercialización y ventas para mejorar la distribución y prescripción de los productos. Se trata de que la mejora de la competitividad se traduzca, además, en un incremento de las ventas y en una optimización de los recursos económicos y humanos de las empresas.

La matrícula tiene un coste de 910 euros. Para hacerlo accesible a todas las empresas de Sabor a Málaga interesadas, la Diputación ofrecerá una bolsa de ayudas que permitirá que el curso tenga un coste de solo 120 euros para las empresas adheridas a la marca. La adjudicación de las ayudas se hará por orden de inscripción hasta completar el cupo disponible.

«Como administración, tenemos que dar esa facilidad para que las empresas puedan formarse, para que puedan llegar a ser más competitivas y expandirse», dijo Jacobo Florido. «Sin duda alguna, esto generará empleo, generará riqueza, no solamente en Málaga sino también en los pequeños municipios», ya que «la mayoría de nuestras empresas están radicadas en municipios pequeños. Ese es uno de los objetivos de las diputaciones, y es uno de los objetivos también de Sabor a Málaga», concluyó.