Diario Sur

Málaga en la Mesa

El vino malagueño regresa a Fenavin

Fenavin es una de las citas más importantes del sector vinícola por su volumen de negocio. :: sur
Fenavin es una de las citas más importantes del sector vinícola por su volumen de negocio. :: sur
  • Sabor a Málaga participa con un stand de bodegas locales en la feria nacional más importante por volumen de negocio

Los vinos malagueños tendrán la oportunidad de darse a conocer al mercado nacional e internacional en una de las ferias más importantes del sector por el volumen de negocio que mueve, Fenavin. La oficina de la marca promocional de la gastronomía malagueña, Sabor a Málaga, ha confirmado su participación en la IX edición de la feria que se celebra cada dos años en Ciudad Real con un stand de 70 metros cuadrados donde se expondrán los caldos malagueños acogidos al sello y donde los responsables de las bodegas podrán celebrar citas de trabajo con distribuidores de todo el mundo. En total, Sabor a Málaga espera que acudan a Fenavin más de diez bodegas de todas las zonas vinícolas de la provincia, con un calendario fijado previamente de citas comerciales y contactos profesionales. Además, en la famosa Galería del Vino de esta feria, la más completa de las que se organizan en eventos comerciales en España, habrá dos referencias de cada una de las bodegas de la provincia que participen.

En la última edición de Fenavin, celebrada en 2015, se llevaron a cabo 278.000 contactos comerciales y 97.522 visitas, de las que 68.246 fueron profesionales, y expusieron sus productos 1.361 bodegas a un total de 816 compradores internacionales procedentes de 65 países y a más de 15.000 compradores y distribuidores nacionales. Entre los países compradores, además de la práctica totalidad de Europa, EE UU, Japón, China o Rusia, en la última edición se incorporaron varias naciones del sudeste asiático (Singapur, Filipinas, Vietnam, Indonesia y Corea del Sur), países emergentes de Europa del Este como Bielorrusia y Kazajstán, e importadores de Kenia y Sudáfrica. Una cita fundamental en la que los vinos malagueños habían estado ausentes hasta ahora como colectivo.