Diario Sur
Málaga en la Mesa
La nueva Alhambra 'roja'. :: sur
La nueva Alhambra 'roja'. :: sur

Imagen y realidad

Siempre me ha gustado la publicidad, esa fuerza invisible que nos guía al consumismo, cómo empatizan con nuestros deseos y nos lanzan el mensaje perfecto. Es imposible ser reflexivo en todas tus compras, al final fidelizas con marcas de forma natural. En el mundo cervecero todo ha cambiado en cuestión de 5 años. ¿De qué hablaban las grandes corporaciones entonces? Eran campañas muy visuales, mensajes como «Hecha en Andalucía» o «Celebra lo que tienes», aderezadas con primeros planos de borboteante cerveza y el famoseo del momento. Ahora la mayoría de campañas ha dado un giro, claro que siguen megapresupuestos y las 'celebrities', pero están por la labor de explicarnos qué es una cerveza y cómo la hacen. No nos preguntamos si el doble de malta es mejor, vamos a caballo grande, cuando sencillamente ese doble es necesario para llegar a los grados alcohólicos deseados. Ya los monjes belgas marcaban así sus barriles hace siglos, según densidades y lavados de grano. Pero si te lo cuenta Luis Tosar o Benicio del Toro, te crees lo que sea. Para caso anómalo, de no necesitar grandes campañas, el de Alhambra 1925, su botella retro en relieve y el mensaje de calidad cogió a pie cambiado al sector, y caja a caja, se ha colado en bares, tabernas y restaurantes como «La Alhambra verde». La alternativa lager extra estaba ahí en todas y cada una de las marcas, sin ir más lejos, en 2009, la Gran Reserva Cruzcampo fue galardonada como la mejor strong lager del mundo en los World Beer Awards. El mismo comercial que se había deslomado para que instalasen su grifo había pasado por alto ver el nicho de mercado. Porque hablamos de una cerveza que no entiende de exclusivas, que se cuela en todos los locales y con una estrategia claramente de empuje nos ha recordado que se puede ganar la batalla al estilo tradicional, desgastando suela, puerta a puerta. Y en cuestión de un mes Mahou lanza su Maestra en barril y Alhambra nos trae su Reserva Roja que de entrada fulminó existencias. Esta última, que en breve será «la roja», la venden como inspirada en el estilo Bock y Red Ale, con un par, una cerveza que tiene algo de lager y algo de ale, escondido debe estar el maestro cervecero al ver la estrategia de comunicación. Y para cerveza roja, una espectacular, Rodenbach, la hablamos otro día y nos ponemos serios.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate