Málaga en la Mesa
Broken Spur

Broken Spur

No muchos cócteles incluyen dentro de sus ingredientes la yema de huevo. Quizás sea mucho más común la utilización de la clara para dar esa textura aterciopelada, además de crear una espuma muy decorativa, una vez batido en la coctelera. Pero en el cóctel que hoy vemos creamos la misma sensación que cuando añadimos una yema de huevo a una carbonara, todo resulta mucho más rico y cremoso. Por esto mismo, lo vamos a englobar dentro de los cócteles de sobremesa o incluso lo podríamos usar para sustituir el postre. La historia nombra el Broken Spur (Espuela Rota) en varios libros de coctelería clásica, como son el Barflies and Cocktails (1927), The Savoy Cocktail Book (1930) y Boothby's (1934), aunque sin barman creador reconocido. Y como podrán deducir por su nombre, también fue una popularísima serie sobre cowboys en los años 90 en USA. Además, no sólo la yema de huevo hace interesante a este cóctel, algo que se ha mantenido a lo largo del tiempo a pesar de existir varias versiones del mismo, sino el licor de anís, utilizando hoy uno muy especial, siendo este el licor más consumido en Turquía actualmente, el raki.

Preparación:

En primer lugar, realizamos un Dry Shake, o lo que es lo mismo, mezclamos los ingredientes sin hielo dentro de la coctelera. Esto nos va permitir mezclar la yema junto con el resto de espirituosos sin cortarla. Añadimos en la coctelera 80 ml de Oporto blanco seco, 10 ml de Vermouth Rosso, 10 ml de ginebra, 5 ml de raki y la yema de huevo. Batimos primero sin hielo y después con hielo. Servimos en copa cóctel y podemos añadir un último toque de ralladura de nuez moscada.

Aunque no sea el ingrediente principal por su cantidad, sí es el predominante en el sabor que aporta al cóctel, el raki. Se trata de un destilado de uvas y uvas pasas, en el que añadimos anís estrellado. Su origen está en la zona mediterránea y de los Balcanes, conociéndose también como arak en países de Oriente Medio.

No lo confundamos con el arrack, otro destilado muy conocido en Asia. En Turquía es muy habitual beberlo mezclado a partes iguales con agua, tomando un color blanquecino, y por ello es llamado en su país leche de león. Hay varios tipos de raki en función de cómo la materia prima sea tratada. Los hay de uva fresca, de prensados de uva y uva pasa, y también los extraídos del fondo del tanque, considerados estos últimos como raki especiales. Estos no se comercializan, y habitualmente son regalados a personalidades que visitan la destilería.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate