Málaga en la Mesa

Cocina de fusión con raíces malagueñas en Puerto Marina

  • Ignacio Carmona y Germán Bautista se unen en una nueva apuesta

La franja de la Costa del Sol comprendida entre Benalmádena y Fuengirola se ha consolidado como un punto caliente de la oferta gastronómica de la provincia, atrayendo a profesionales de trayectoria sólida. Los últimos en apostar por la zona han sido la pareja profesional integrada por el hostelero Germán Bautista y el cocinero Ignacio Carmona, que viene colaborando en el Hotel Cortijo La Reina y en otros proyectos como asesores desde que Carmona cerrara Manducare.

En esta ocasión han apostado por Puerto Marina, un escenario goloso pero con una oferta gastronómica que, salvando algún local, estaba falta de renovación. Su restaurante, fletado en colaboración con el Grupo Maracas, se llama Kume y propone una cocina de fusión donde productos y platos locales hacen travesuras con acento internacional. Platos como los nachos con queso de cabra y rabo de toro son un ejemplo, igual que la presa ibérica de bellota con aceite de chimichurri y puré de AOVE.

Carmona recupera de su etapa de Manducare junto al también gran cocinero Fernando González, propuestas como el 'steak tartar recuerdos de Manducare' (los crudos fueron una suerte de buque insignia de la cocina de este restaurante), y Germán Bautista aporta su granito de arena con su versión de la ensaladilla rusa. También se rescatan platos estandarte del chiringuito Maracas, como la 'ensalada resaca' o la 'hamburguesa Maracas', y la oferta gastronómica se completa con una barra de sushi que funcionará a diario.

El compromiso de Carmona y Bautista con la marca promocional Sabor a Málaga se plasma en una selección de productos amparados por el sello promocional de la Diputación, entre ellos algunos tan excelsos como la cuajada láctica de Cabrama, las aceitunas aloreñas con DO de Roldán, el aceite de oliva virgen extra Finca La Torre de Bobadilla, uno de los más premiados en los últimos años, los vinos de la DO Sierras de Málaga de Chinchilla o Bodegas Lunares...

Junto a estos productos autóctonos, se ofrece coctelería premium y zona de discoteca. El horario de la cocina va desde las 12.00 del mediodía hasta la medianoche, para dar la posibilidad de comer o picar algo a cualquier hora. El bar abrirá hasta las 02.00h.