Málaga en la Mesa
El chivo está muy presente en el recetario de Comares.
El chivo está muy presente en el recetario de Comares. / SUR

Comares: Verdiales y cocina de la alta Axarquía este fin de semana

  • La localidad celebra la fiesta de San Hilario de Poitiers, una ocasión para disfrutar y saborear el ‘balcón’ axarqueño

Pocos pueblos de la provincia ofrecen una postal tan imponente como Comares. Enclavado en la unión entre los Montes de Málaga y La Axarquía, este mirador natural a 703 metros de altitud sobre el nivel del mar, fue codiciado por el caudillo andalusí Omar Ibn Hafsun en su rebelión contra el emirato Omeya de Córdoba, y después, tanto su blancura que parece nevar la cima del Cerro de Mazmúllar, como vistas que ofrece, han sido codiciadas por fotógrafos y amantes del paisaje.

Comares ofrece la primera ocasión del año para los aficionados a las fiestas tradicionales de la provincia. El próximo sábado, 16 de enero, la localidad celebra la fiesta patronal de San Hilario de Poitiers, con procesión al son de verdiales, como no podía ser de otra manera en una capital de esta manifestación festiva y musical cuyo origen se pierde en el tiempo. Los verdiales de Comares se diferencian de los otros dos estilos (Montes y Almogía) por su riqueza musical, con un mayor protagonismo de las cuerdas frente a la percusión. Este año, la panda protagonista es la del Arroyo Conca.

El programa de actos da comienzo a las 11.00 h. de la mañana con la misa en honor al patrón en la Iglesia de la Encarnación. Luego, la imagen recorre en procesión el pueblo entre cante y baile por verdiales, para llegar a la plaza Balcón de Europa, donde continúa el festejo. A las 14.00 h. se ofrece una gran paella popular, y la fiesta concluye con una animada verbena hasta la madrugada.

La condición de baluarte natural de Comares ha influido en su arquitectura. En algún momento de la jornada es aconsejable alejarse del ajetreo de la fiesta para dar un paseo por el núcleo urbano. Aún se pueden apreciar los restos de la muralla defensiva, de época árabe, con hitos como el Castillo Baluarte La Tahona, ya en ruinas, las puertas y arcos árabes en las inmediaciones de la Plaza Balcón de Europa, o la Coracha de Defensa de la Fuente Gorda. Los principales monumentos están señalizados, pero también merecen la pena otros restos del pasado más escondidos, como el aljibe árabe que atesora el interior del recinto del cementerio.

Si se organiza la escapada con más tiempo, se puede aprovechar una de las jornadas para hacer alguna ruta de naturaleza. Si se quiere combinar senderismo con arqueología, se puede incluir en el plan de viaje el recorrido desde la Pedanía de Los Ventorros, perteneciente al término municipal, hasta la Mesa de Mazmúllar. En la excursión, de poco menos de 5 kilómetros de recorrido total, se pueden admirar algunos restos de la muralla de época árabe y un poblado mozárabe, además de los vestigios de un aljibe del siglo XIV. Más allá de las ruinas, los alrededores de Comares ofrecen impresionantes cortados de caliza, que conforman la Ruta de los Tajos.

Comares ofrece una mezcla de la gastronomía de Los Montes y de La Axarquía. Chivo, plato de los Montes, migas, gazpachuelo, maimones, vino del terreno y, una curiosidad, su propia cerveza artesana, La Cabra Azul, un proyecto de la carismática maestra cervecera holandesa Liz Luyben. Si pueden, aprovechen la visita para conocerla y disfrutar sus cervezas, que incorporan aromas de la tierra como la flor de almendro. Se puede probar en el Hotel Restaurante Atalaya.